Suboficiales temen que la reforma de la Ley de la Carrera Militar se retrase hasta 2015 y avisan que no pueden esperar

El presidente y el representante de la Asociación Profesional de Suboficiales
La Asociación Profesional de Suboficiales de las Fuerzas Armadas (ASFASPRO) ha reprochado al Congreso de los Diputados que no esté tratando "con la celeridad que merece" la reforma de la Ley de la Carrera Militar y ha avisado de que puede retrasarse a "principios de 2015", fecha a la que "no se puede esperar".
MADRID, 20 (EUROPA PRESS)



En un comunicado, ASFASPRO ha insistido en que es "urgente" abordar cuanto antes la reforma de una ley cuya "mala aplicación" ha provocado "situaciones arbitrarias e injustas", pasando "por encima de principios tan importantes en las Fuerzas Armadas como los de jerarquía, antigüedad, mérito y capacidad".

El Congreso debería haber elaborado un dictamen sobre esta reforma antes del pasado 1 de abril, tal y como establecía la Ley de Derechos y Deberes de los militares que entró en vigor el 1 de octubre de 2011. Sin embargo, lamenta ASFASPRO, la Comisión de Defensa "ha celebrado doce sesiones" y el Grupo Parlamentario Popular no solicitó la creación de la subcomisión que debe emitir el informe "hasta el pasado 20 de noviembre".

La asociación --que forma parte del Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas-- calcula que "previsiblemente" el dictamen de la Comisión no llegará hasta "finales de 2013", ya que cuenta para hacerlo con seis meses prorrogables.

Después, el Gobierno elaborará un proyecto de Ley, que deberá ser tramitado en las Cortes, por lo que ASFASPRO apunta que su aprobación "posiblemente será a finales de 2014 o principios de 2015".

"ES UN PROBLEMA DE URGENTE SOLUCIÓN"

La asociación de suboficiales recalca que "no se puede esperar hasta el año 2015 para terminar con los agravios y las escasas expectativas de futuro de los suboficiales, ya que la devaluación de estos profesionales es un problema de urgente solución".

"El trabajo es grande y apremiante --insisten--. Retrasarlo contribuirá a defraudar no sólo los legítimos intereses de los militares sino también, y más grave, la preocupación creciente del pueblo español por el contexto en el que se desarrolla nuestra política de seguridad y defensa."

Los suboficiales se sienten "engañados" y dicen haber "perdido la confianza" en quienes "debían velar" por sus "intereses". "Una vez más, vuelven a dar la espalda a los militares que han sufrido personalmente la vulneración de su derecho a una carrera digna", remachan.