Suárez e Iniesta brillan y llevan al Barça a la final

Luis Suárez

Luis Suárez iguala a Pelé como únicos autores de 'hat-trick' en una intercontinental.

 

FICHA TÉCNICA.


FC BARCELONA: Bravo; Alves, Piqué, Mascherano, Alba (Adriano, min.76); Busquets, Rakitic, Iniesta (Samper, min.81); Munir, Suárez y Sergi Roberto (Sandro, min.72).

GUANGZHOU EVERGRANDE FC: Li Shuai; Zhang Linpeng, Feng Xiaoting, Young-Gwon Kim, Zou Zheng (Li Xuepeng, min.35); Paulinho, Zheng Zhi; Huang Bowen, Goulart, Zheng Long (Yu Hanchao, min.56); y Elkeson (Gao Lin, min.67).

GOLES.

1-0. Min.39, Suárez.

2-0. Min.50, Suárez.

3-0. Min.67, Suárez (p).

ÁRBITRO: Joel Aguilar (SLV). Amonestó a Feng Xiaoting (min.16) en el Guangzhou Evergrande.

ESTADIO: International Stadium de Yokohama (Japón).

El FC Barcelona ha ganado este jueves al Guangzhou Evergrande (3-0) en el International Stadium de Yokohama gracias a un 'hat-trick' histórico de Luis Suárez, el único lograrlo en un Mundial de Clubes con el formato actual, y a un Andrés Iniesta pletórico en la creación para llevar a los blaugranas a la final del domingo contra River Plate, donde buscarán su tercer cetro intercontinental y repetir el buen juego desplegado ante el campeón asiático, que no tuvo opción alguna.

Los blaugrana fueron claros dominadores del partido a excepción de algún susto por vía de ocasión concedida al rival. Pero, en general y con Andrés Iniesta con la batuta, el equipo de Luis Enrique llevó el peso del partido. El manchego movió los hilos en el ataque y el Barça tuvo buenas ocasiones para inaugurar el marcador, ante un Guangzhou encerrado atrás que renunciaba al balón hasta el extremo, y después para tener un marcador más claro todavía.

Si Iniesta fue el creador, el mago, el asistente, esta vez le tocó a Luis Suárez ser el rematador y lo hizo con acierto. Aceptó ese papel de buen grado y, con sus tres goles, dio el pase a la final a su equipo. No estaba Neymar y fue baja de última hora Leo Messi, con un cólico nefrítico, pero el uruguayo no les echó en falta sino que quiso enviarles un mensaje bien claro: 'Tranquilos que aquí estoy yo'.

Este triunfo permitirá a Neymar y Messi, si se recuperan a tiempo, jugar la final del domingo contra River Plate. Los 'Millonarios' tuvieron más problemas que el Barça para acceder a esa lucha por el título, ganando por la mínima a los anfitriones del Sanfrecce Hiroshima (0-1) con un gol afortunado y aislado que tapó las muchas ocasiones salvadas por su portero, Marcelo Barovero, que fue el héroe de River.

Los blaugrana, por contra, tuvieron un único susto salvado por Claudio Bravo, pero fue una piedrecita en un plácido camino del Barça hacia la final. Pese a que el Guangzhou se encerró atrás y puso una muralla delante de su portería, ya antes del descanso el equipo catalán se topó con el gol. Ahí empezó a derrumbarse el campeón asiático, que se deshizo más con el segundo gol en la reanudación y dijo adiós con el tercero. Todos de Suárez, el último de penalti, lo que hace que el uruguayo sea junto al histórico Pelé los únicos en hacer un 'hat-trick' en un torneo intercontinental.

Estuvo listo el uruguayo, vestido de 'cazagoles', para recoger primero el rechace de Li Shuai a disparo lejano y potentísimo de Ivan Rakitic para marcar y abrir la lata. Sin Neymar ni Messi, el único superviviente del tridente no falló y tiró de su instinto de goleador para dar la iniciativa al Barça y para sentenciar un partido plácido.

Con ese 1-0 al descanso, la segunda parte se inició con idéntico guión. Si bien Luiz Felipe Scolari debía ir a por el partido, apostó por seguir aculado atrás y el Barça se lo hizo pagar. A los 5 minutos de la reanudación, una asistencia genial de Iniesta acabó en el segundo gol de Luis Suárez que, no contento con su gol de oportunismo, controló con el pecho el regalo del manchego y superó a Li Shuai, que llegó a tocar el balón pero no pudo evitar el gol.

CLAUDIO BRAVO SALVA EL ÚNICO SUSTO

El Barça tenía ya el partido en su mano, pero también tenía fresco el recuerdo del último partido de Liga en el Camp Nou, cuando el Deportivo de La Coruña igualó el marcador (2-2) pese a que los blaugranas tenían ese mismo colchón. Así, siguieron tomando con fuerza las riendas del partido, y acechando una portería de los 'Tigres del Sur' cada vez más asediada. Finalmente, el 'hat-trick' de Suárez, al aprovechar la oportunidad de lanzar un penalti, acabó con todo tipo de miedos.

Una tranquilidad que mucho antes a punto estuvo de irse al traste cuando, un minuto después del primer gol, pudo llegar el empate. Pero Claudio Bravo, con una estirada y unas manos providenciales, lo evitó. En una falta lateral, el delantero brasileño del Guangzhou remató prácticamente de espaldas y estuvo a punto de poner la igualada. En apenas dos minutos el equipo chino atacó más que en el resto de la primera parte.

Fue un espejismo, pues el Barça no se durmió y dominó incluso con el 2-0, buscando el tercer gol que diera el billete para la final de forma más clara y evitara cualquier intento de reacción china hasta que finalmente llegó. Ahí acabó todo y el Barça ya se dedicó a rotar el equipo, con las entradas de Sergi Samper o Sandro, y a pensar en cómo hacer daño a River Plate para buscar su tercer Mundial de Clubes tras los logrados en 2009 y 2011.

 

Noticias relacionadas