Soria estima que el informe del CSN sobre la reapertura no estará listo "antes de un año"

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha estimado que el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) para permitir la reapertura de la central nuclear de Santa María de Garoña no estará listo probablemente "antes de un año".

En declaraciones a los medios antes de participar en la inauguración de la Reunión Anual de la Asociación Española del Gas (Sedigás), Soria confirmó que el Gobierno había recibido la petición de Nuclenor para la renovación de la autorización de explotación de Garoña y que ahora debería ser estudiada por la Dirección General de Políticas y Minas, para posteriormente pasar al CSN, "que será quien tenga que informar al respecto".

El titular de Industria subrayó que será el CSN quien tendrá que determinar las condiciones "que, en el caso de poderse conceder esa prórroga, tendría que cumplir la planta antes de reiniciar su actividad". "El CSN debe hacer un informe muy exhaustivo, y el que la central abra o no va a depender de que se cumplan las condiciones de seguridad nuclear", dijo.

El consejo de administración de Nuclenor ha acordado pedir la renovación de la autorización de explotación de la central nuclear de Santa María de Garoña hasta 2031, una fecha con la que la planta atómica burgalesa se situaría en los 60 años de edad.

Según han confirmado fuentes de Nuclenor a Europa Press, la decisión se ha tomado en la reunión extraordinaria del Consejo de Administración, del que forman parte al 50% Iberdrola y Endesa.

La decisión se basa en lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 28 del Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas, modificado mediante Real Decreto 102/2014, del 21 de febrero, para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos.

El titular de Garoña disponía hasta el 6 de julio próximo para pedir dicha renovación y ha acordado pedir al departamento que dirige José Manuel Soria un permiso que finalizaría el 2 de marzo de 2031, fecha en la que se cumplirían 60 años de explotación de la planta atómica.

La empresa considera que un marco temporal de explotación "de estas características es necesario para hacer viable el proyecto y proporcionaría la estabilidad y certidumbre adecuada para acometer las inversiones precisas".