Solosancho inaugura el horno de Villaviciosa, restaurado 'a hombro vecino'

El recuperado horno de Villaviciosa luce ya en todo su esplendor una vez concluidas las labores de rehabilitación llevadas a cabo a lo largo de este año con el propósito de rememorar la función que el edificio desempeñó en su día. El presupuesto de la actuación se eleva a 4.500 euros, pero hubiera sido mayor de no contar con la ayuda desinteresada de los habitantes del municipio.

El alcalde de Solosancho, Benizo Zazo, se ha congratulado de que el trabajo “colaborativo y participativo” que desde su gestación ha caracterizado este proyecto haya cumplido las expectativas creadas, como así ha quedado acreditado en el sencillo acto de inauguración programado este sábado, en el que han tomado la palabra tanto el alcalde como varios vecinos y al que ha seguido un tradicional 'aperitivo chivo' ofrecido por el consistorio.

 

El horno, que se encontraba completamente en ruina, ha sido rehabilitado mediante el sistema conocido popularmente como 'a hombro vecino', en el que el Ayuntamiento de Solosancho se ha encargado de los materiales y la dirección técnica y los vecinos y amigos de Villaviciosa han puesto “muchas horas de trabajo altruista”, según ha subrayado Benito Zazo, antes de destacar esta iniciativa como “modelo de colaboración entre el pueblo y sus gobernantes”.

 

El total de dinero invertido por parte del Ayuntamiento asciende a casi 4.500 euros, abonados ya hace semanas a las distintas empresas proveedoras si bien, según ha explicado el alcalde, el coste de la obra “hubiera sido muchísimo mayor si no se hubiera utilizado el sistema colaborativo”.

 

En este sentido, Zazo ha animado a todos los vecinos y particulares de los cuatro núcleos de población que integran el municipio de Solosancho a continuar con esta línea de trabajo participativo, que cuenta con algún precedente.

 

Como ejemplo, el alcalde ha recordado que en el verano de 2012 se acondicionaron y limpiaron de maleza todas las calles de los cuatro pueblos por parte de los vecinos junto con el Ayuntamiento; mientras en 2013 se construyó un merendero y las canchas de calva en la zona del río, en Baterna, y se acondicionó y empedró toda la zona de acceso a la ermita de San Juan.