Solidaridad monda y lironda

ASPAYM Castilla y León ha presentado este miércoles en el Lienzo Norte la cerveza artesana Mondas y Lirondas como un nuevo recurso económico para ayudar a las personas con discapacidad, ya que la recaudación de su venta se destinará a mejorar el centro de rehabilitación que esta asociación tiene en Ávila

La Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos de Castilla y León (ASPAYM Castilla y León) ha presentado este miércoles en el Centro de Exposiciones y Congresos Lienzo Norte su nuevo proyecto: Mondas y Lirondas, una cerveza artesana 100% solidaria que nace con el objetivo de recaudar fondos que puedan ir destinados íntegramente a los proyectos desarrollados por la organización.

 

Una treintena de hosteleros abulenses, encabezados por el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, han asistido a la presentación y a una cata dirigida donde han podido saborear y degustar esta cerveza tostada, elaborada por el método tradicional que utilizaban los monjes trapenses desde tiempos ancestrales, consiguiendo un producto totalmente natural y de una calidad superior.

 

García Nieto ha destacado lo novedoso de la iniciativa de "una asociación tan vital como ASPAYM Castilla y Leon" como es "mostrar a la sociedad abulense que hay una posibilidad para ayudar a las personas con discapacidad que es comprando esta cerveza".

 

El responsable de ASPAYM a nivel regional, Ángel de Propios, ha señalado que gracias a Mondas y Lirondas tres personas con discapacidad trabajan en las labores de etiquetado, distribución y comercialización en CETEO, el Centro Especial de Empleo dependiente de ASPAYM Castilla y León.

 

Igualmente ha señalado que el dinero que se recaude con su compra en Ávila irá destinado a realizar mejoras en el centro de rehabilitación de Ávila, que beneficia actualmente a una treintena de usuarios y que "se nos ha quedado pequeño".

 

Mondas y Lirondas es fabricada en la localidad palentina de Becerril de Campos por el maestro cervecero francés Christopher Le Galles. Se trata de una cerveza sin filtrar ni pasteurizar y sin la utilización de conservantes, en la que tiene lugar una segunda fermentación en la propia botella del envasado. Posee un sabor propio y único y no resulta excesivamente fuerte por su graduación media (6,5 grados).

 

A través de su página web se pueden consultar los establecimientos donde adquirirla así como los puntos donde disfrutar de ella. Dado el auge que están adquiriendo las cervezas artesanas se descubre como una interesante propuesta.