Solidaridad, diversión y hermanamiento se unieron en el Torneo Rugby Seven ‘Ciudad de Ávila’

Foto de familia de los participantes en el III Torneo Rugby Seven 'Ciudad de Ávila'. / Foto: Antonio S. Sánchez
Ver album

La tercera edición de este campeonato organizado por el Rugby Ávila Club, contó con la participación de un centenar de jugadores entre los seis equipos masculinos y los tres femeninos participantes, y que finalizó con las victorias de los conjuntos madrileños de los Geonocidas y las chicas de Por la Paz, y en el que se donaron 230 euros a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC).

El rugby se llevó todo el protagonismo del deporte abulense en la jornada de ayer con la celebración del III Torneo Rugby Seven ‘Ciudad de Ávila’ en el que se contó, aproximadamente, con la participación de una centena de jugadores entre las categorías masculina y femenina y que finalizó con la victoria de los equipos de los Geonocidas y Por la Paz, respectivamente, en una jornada en la que lo más importante fue que triunfó el deporte, la diversión y el hermanamiento gracias a un deporte que poco a poco va calando en la capital abulense, además de contar con un acento solidario con la donación de 230 euros a la lucha contra el cáncer.

 

En la categoría masculina finalmente se disputó una sólo liguilla, y no dos como se tenía previsto en un principio, de modo que los seis equipos se enfrentaron entre sí dando lugar a una clasificación que quedó liderada por el equipo de los Geonocidas, compuesto por jugadores del equipo de Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid, con 25 puntos; seguido de los Rhinos, del Rugby Veteninaria de Madrid, con 19 puntos; los Full Montes, también madrileños, con 9 puntos; los Alkarrians de Guadajalara, también con 9 puntos; y en los dos últimos puestos, y cerrando la clasificación, los dos equipos que formaron los jugadores abulenses, con bajas muy importantes, los Pagasidras y los Putejas, con 7 y 5 puntos, respectivamente.

 

Con esta clasificación se estableció la final, algo más larga de tiempo que el resto de los encuentros y con la que se cerró el campeonato con una hora de antelación a lo fijado, entre los dos primeros clasificados, los Geonocidas y los Rhinos, en el que los primeros demostraron otra vez más su superioridad, como ya lo hicieron en la fase de liguilla, y derrotaron a sus paisanos por un contundente 56-14, celebrando la victoria de una manera muy poco ortodoxa, ya que acabaron todos completamente desnudos sobre el campo después de entonar su particular ‘haka’.

 

En la categoría femenina el nivel fue muy alto, con la presencia incluso de jugadoras que han formado parte de la selección española absoluta de rugby, pero que se vio algo deslucido, primero porque finalmente sólo pudieron acudir tres equipos, y segundo porque la final tuvo que ser suspendida tras la grave lesión de una de las jugadoras del equipo de las Destroyers, que tuvo que ser trasladada al hospital a causa de ello.

 

A pesar de todo sí llegaron a disputarse en esta categoría a modo de triangular un total de cinco encuentros que terminaron con una clasificación con el equipo Por la Paz como líder, y mostrando una gran superioridad en su juego sobre los otros dos conjuntos, las burgalesas Destroyers y GeoLobas, con una mezcla de jugadoras de Geológicas de Madrid y de las Lobas de Segovia. Finalmente, las ganadoras fueron las encargadas de escoger a la delegación de la capital de España de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) para la donación del 50% de las inscripciones de las féminas, en esa parte solidaria y novedosa que este año iba de la mano en ese aspecto con la competición femenina, que se celebraba por primera vez en los tres años de vida del torneo.

 

La jornada, con ese acento festivo que siempre acompañó al deportivo, finalizó tal y como empezó el viernes, con todos los participantes en una ruta de bares en el concocido "tercer tiempo" que les llevó hasta el The Ha’ppeny Bridge Irish Pub, patrocinador del Rugby Ávila Club, donde tuvo lugar la entrega de trofeos.