Soledad Murillo "respeta, pero no comparte" la entrada de Irene Lozano en el PSOE

Soledad Murillo, durante la rueda de prensa (Foto: Isabel de la Calle)

La número dos de la lista al Congreso por Salamanca, Soledad Murillo, no entiende que se haya hecho sitio a la exdiputada de UPyD después de sus críticas directas al PSOE y sin haber seguido un proceso de elección por las bases, pero respeta la decisión de Pedro Sánchez.

La decisión, ya refrendada, del secretario general de los socialistas de hacer hueco en las listas para las próximas elecciones a la exdiputada de UPyD Irene Lozano ha generado reacciones negativas en las bases socialistas. Entre las que han levantado la voz, y todavía lo siguen haciendo, está la número dos de la lista del PSOE por Salamanca, Soledad Murillo, que ha asegurado que respeta, pero no comparte la entrada en las listas de la que ha sido uno de los principales 'azotes' de los socialistas.

 

Murillo, número dos de la lista del PSOE al Congreso por Salamanca, ha asegurado esta mañana que respeta esta decisión, pero que no la comparte. "Conozco a Irene Lozano desde hace años, me hizo algunas entrevistas, y respeto, pero no comparto la decisión" de que vaya en las listas de los socialistas, tomada a última hora y vía comité de listas. El motivo fundamental "que las listas tienen que ser fruto de la decisión de las bases", como se ha hecho en Salamanca, donde los integrantes de la lista al Congreso y al Senado han sido elegidos en primarias directas.

 

Murillo no está en contra de la entrada de independientes en las listas del partido, pero tiene claro que el caso concreto no le satisface. "Me parece diferente introducir a Zaida (la capitana del ejército que denunció un caso de acoso hacia su persona) que este caso", ha dicho Murillo, que no entiende la entrada en el partido de Lozano "porque no solo ha hablado del bipartidismo, sino también en términos duros del PSOE, con una virulencia de la que tiene que ser responsable". La ya exdiputada de UPyD y candidata al Congreso ha sido muy crítica desde su antiguo partido con PP y PSOE y con los casos de corrupción en las filas socialistas, aunque ha explicado que su llegada significa aperturismo en el PSOE y que Pedro Sánchez sí ha actuado ante los casos de corrupción.