Sin incidencias en el arranque de la jornada electoral en Castilla y León

Un problema con las papeletas en Segovia, un vocal con una camiseta pidiendo el no voto en Valladolid y el retraso de media hora en Torrubia, Soria, son los pequeños incidentes más destacados.

LOS DATOS DE LA REGIÓN:

 

2.160.312 ciudadanos están llamados a las urnas, en 4.134 mesas de 2.248 municipios.

 

55.180 personas están implicadas de manera directa en las votaciones.

 

Se usarán 55,3 millones de papeletas, 12.402 urnas y 4.465 cabinas.

 

27.296 personas han solicitado voto por correo.

 

19 han solicitado voto en braille, por las 41 de las Elecciones Generales de 2011.

 

310 mesas electrónicas en Valladolid.

"La normalidad está siendo la tónica general en estas horas de votación", comenzaba el delegado del Gobierno de Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, a los medios de comunicación a media mañana de la jornada electoral. Efectivamente, con algo más de 2.150.000 habitantes de la región llamados a las urnas, todo parece marchar con el ritmo que debe, pero como suele ocurrir en estas ocasiones un par de pequeños incidentes han terminado por manchar el arranque impoluto.

 

Mientras que en Ávila, Burgos, León y Palencia no ha habido ninguna incidencia a destacar y las Elecciones has arrancado sin ningún incidente, no se puede decir lo mismo en las otras cinco provincias.

 

Probablemente la anécdota de la jornada la encontremos en Soria, concretamente en Torrubia, donde un incidente con las papeletas ha provocado que faltase toda la documentación salvo el censo, por lo que el inicio se ha retrasado hasta treinta minutos, por lo que la acabará con la correspondiente compensación, a las 20.30. En Tejado, por su parte, un vocal ha rechazado el dinero que le corresponde y ha pedido que vaya para fines de interés social.

 

En Villar del Ciervo, Salamanca, un miembro de la mesa se ha negado a ejercer sus funciones y a la Guardia Civil no le ha quedado otra opción que trasladarle al cuartel de Ciudad Rodrigo para evitar desordenes en el colegio electoral, mientras que en la propia ciudad de Segovia ha habido un problema de papeletas que se solucionó rápidamente.

 

En Valladolid no ha habido ningún incidente destacable. Las 310 mesas electrónicas, método innovador en España, han funcionado bien a excepción de "tres o cuatro municipios", según el delegado del Gobierno, con falta de cobertura, pero que también han sido arreglados de manera eficaz.

 

Otro suceso tuvo lugar cuando un vocal quiso dejar la mesa electoral por un ataque de ansiedad, pero que también quedó en nada. Otro, bastante más polémico, se presentó con una camiseta incitando al no voto y, ante la petición del encargado para que se la quite, se la da la vuelta y todo continuó sin mayor trascendencia.

 

Por último, en Morales del Vino, Zamora faltaba un vocal y se ha tenido que otorgar el papel a la primera persona que ha acudido a votar, que se ha ofrecido sin problemas.