Silvia Llamas: “La conciliación familiar y laboral no es un lujo, es un derecho”

Silvia Llamas.

La diputada socialista considera que la crisis ha motivado que existan familias de primera y de segunda.

Silvia Llamas quiere recordar, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial de los Padres y las Madres, “la necesidad de implementar medidas y políticas reales que permitan la conciliación familiar y laboral y conseguir que no sea una quimera”. 

 

La diputada socialista ha ensalzado la labor de los progenitores, pero sobre todo, de los abuelos en una sociedad como la actual. “La conciliación de la vida familiar y laboral se ha complicado, aún más, durante los últimos años como consecuencia de la crisis económica y el miedo a perder el puesto de trabajo. Esto ha hecho que los abuelos se hayan convertido en la piedra angular de muchas familias, están involucrados de manera activa en el cuidado de sus nietos, una labor que va desde cuidarlos unas horas hasta recogerles en la escuela o la guardería, llevarles al médico o darles de comer”. 

 

“La crisis ha fomentado la desigualdad. Los recursos pasan a estar disponibles para personas que tengan en su mano un mayor nivel adquisitivo. Esto hace que existan familias de primera y de segunda, es decir, familias que pueden conciliar mejor, ya que tienen dinero para poder hacerlo, y familias que tienen que recurrir a sus propios recursos familiares. Por lo tanto, podemos hablar de la conciliación como un lujo, un bien al que no todo el mundo tiene acceso”.

 

Silvia Llamas ha destacado que “los socialistas siempre hemos mantenido nuestro compromiso de apoyar a las familias para conseguir una conciliación real y que, lo que consideramos un derecho, no sea una barrera o un miedo en el ámbito laboral. Defendemos permisos de maternidad y paternidad de duración adecuada, equiparación de ambos permisos de forma progresiva; facilitación de horarios sensibles a las necesidades de madres y padres; establecer una adecuada política de racionalización de horarios tanto en la administración pública como en las empresas privadas, así como fomentar actividades extraescolares tanto en periodos no lectivos como vacacionales”.