Silvia Clemente destaca la carne de Ávila de raza avileña como ejemplo de producción

La consejera de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta, Silvia Clemente, durante su visita al cebadero de Riocabado.

La consejera de Agricultura y Ganadería, que visitaba el cebadero comunitario de Riocabado financiado por la Junta de Castilla y León, aseguró que la carne abulense "cierra el ciclo productivo" dentro de la comunidad autónoma, al contar con cebaderos e instalaciones de envasado.

La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, ha visitado el cebadero comunitario de la Indicación Geográfica Protegida Carne de Ávila y la Cooperativa Comercializadora de Vacuno Selecto Avileño Negro Ibérico, en Riocabado (Ávila), donde ha puesto como "ejemplo" de producción a la carne abulense de raza avileña porque "cierra el ciclo productivo" dentro de la comunidad autónoma, al contar con cebaderos e instalaciones de envasado.

 

Clemente ha destacado la relevancia de construir estas instalaciones, que "permiten cerrar el ciclo de los animales en la propia Comunidad y ofrecer el producto directamente al consumidor final". "Se trata de la carne de calidad que mayor volumen comercializa desde Castilla y León", ha destacado la consejera, que ha subrayado "medidas específicas" para el vacuno de carne, como el fomento a la creación de una Organización de Productores, el incentivo a la construcción de cebaderos calificados y la preferencia en el acceso a ayudas agroambientales.    

 

La consejera, que ha indicado que el 22% de carne de calidad de España es de Castilla y León, ha destacado el apoyo a esta Indicación Geográfica Protegida, primera en ser reconocida en España en 1998, ya que la Junta aportó 600.000 euros a la inversión de 1,5 millones en el centro de cebo comunitario y un centro de control de ganado situado en RiocabadoTambién en la sala de despiece de la cooperativa Comercializadora de Vacuno Selecto Avileño Negro Ibérico, que recibió hace dos años 426.677 euros para una inversión total de 1.274.000 euros.

 

Estas instalaciones, explicó "permitirán reducir los desplazamientos a los ganaderos y ahorrar en los costes de alimentación al comprar de manera conjunta los piensos lo que posibilitará incrementar la rentabilidad de las explotaciones".

 

Entre 2007 y 2013, el número de explotaciones ganaderas se ha incrementado de 316 a 583, y el número de animales de 2.199 a 4.449, y el volumen de carne comercializada creció en un 119%, de 605 a 1.325 toneladas.