Silencio en el PP sobre el comportamiento irregular del senador José Muñoz

El senador popular se ha saltado a la torera el régimen de incompatibilidades de la Cámara Alta, dimitiendo oficialmente como consejero de Gruposa, editora de La Gaceta regional, para volver a entrar en el consejo tras ser nombrado asesor externo, incurriendo en causa clara de ‘incompatibilidad’.

El PP guarda silencio de momento en relación al comportamiento a todas veces ‘irregular’ del senador del PP salmantino José Muñoz, quien ha ‘trampeado’ su declaración de incompatibilidades para continuar simultaneando su puesto como senador y el de miembro del consejo de administración de Gruposa, empresa editora del periódico La Gaceta Regional.

 

Desde el Grupo Parlamentario Popular en la Cámara Alta, pese a la insistencia de TRIBUNA por conocer la opinión de sus compañeros de grupo, se ha dado la callada por respuesta hasta el momento. Los intentos de este periódico por conseguir una explicación por parte del presidente de la Comisión de Incompatibilidades, Antonio Sanz Cabello, también han sido infructuosos. Y resulta extraño su silencio cuando en todo momento ha sido personalmente quien ha llevado la interlocución con José Muñoz en todo este asunto.

 

De hecho, además de las conversaciones personales que ambos habrían mantenido, en la página web del Senado pueden consultarse las misivas oficiales que Muñoz y el presidente de la comisión de Incompatibilidades cruzaron durante varios meses hasta que el senador salmantino se dio por vencido y optó por presentar su dimisión ante el Senado como consejero del periódico La Gaceta.  Y ciertamente ninguna de ellas tiene desperdicio.

 

En la única misiva en la que por escrito Muñoz solicita a Sanz Cabello que reconsidere su postura, advierte a la comisión su “perplejidad” porque ésta dude de la compatibilidad del cargo de senador con la actividad de consejero de La Gaceta que él considera “casi lúdica” al tratarse de un puesto “no remunerado en un pequeño periódico de provincias”.

 

De hecho,  señala que alguno de sus compañeros ha compatibilizado los mismos puestos "antes, durante y después" de su etapa como diputado nacional, refiriéndose al también consejero del periódico y ex alcalde de Salamanca Fernando Fernández de Trocóniz.

 

Entre sus argumentaciones, el popular alega que sus primeros cargos representativos en política como concejal, diputado, secretario, presidente de Diputación, etc… siempre los compatibilizó con su actividad empresarial “en mi pequeña ciudad” , que en aquel entonces era la de dirigir una tienda de ropa, y lo hizo “con pleno conocimiento público, aquiescencia y beneplácito”. En su establecimiento, continúa explicando, “adquirían trajes y vestidos concejales, alcaldes, diputados, e incluso consejeros autonómicos… Ni yo ni nadie pensó que ello pudiera ser causa de incompatibilidad”, concluye.

 

Y tras comparar la actividad de tendero o vendedor de artículos textiles con la de consejero de un periódico, aduce otro tipo de ejemplos de actividades que le hacen “meditar que tal vez pueda tener vetada la posibilidad de instalar un restaurante o un hotel, porque debería de eliminar entre mis clientes a gestores públicos”…  El resto de las argumentaciones del senador pueden leerse en el documento pdf adjunto al final de este artículo.

 

Para acompañar su defensa de la compatibilidad del cargo de senador con el de consejero de La Gaceta, Muñoz añade a este primer escrito oficial un informe al que denomina ‘certificación’, en la que el director general del periódico, Jaime González Lucas, expone cual es la razón social del mismo, cómo es su accionariado, y cuantos son los miembros del máximo órgano decisorio del mismo, el consejo de administración (el documento también puede consultarse adjunto al artículo), si bien no queda muy claro cual es la intención del escrito, pues es una simple radiografía de la actividad empresarial de Gruposa, que además de a la edición del periódico salmantino también se dedica a “la explotación de generadores de electricidad, en general, y en especial por medio de centrales hidroeléctricas”.

 

Sí es significativo, por poco creíble conociendo la línea editorial y el día a día del diario, con más de 90 años de historia, el resto del informe, en el que González Lucas apunta que “dentro del volumen de operaciones” del periódico, las cantidades facturadas a administraciones, organismos o empresas del sector público  alcanzan a más de 150 instituciones.

 

Con tal escenario, y pese a los intentos reiterados pero infructuosos de Muñoz por convencer a la comisión, finalmente el senador salmantino se rindió ‘oficialmente’ anunciando su dimisión como consejero de La Gaceta del 25 de junio de 2012, a sólo seis días de que la comisión de Incompatibilidades fuera a dictaminar negativamente su petición. Como ya publicara TRIBUNA, inmediatamente después urdió el plan con el resto del Consejo de Administración para nombrarle ‘asesor externo’ del citado órgano para poder seguir asistiendo a sus reuniones y mantener su peso específico en el mismo.