Siete detenidos de una red criminal dedicada a robar joyas a ancianos con problemas de movilidad en municipios Sevilla

Agentes de Policía Judicial de la Guardia civil de La Rinconada (Sevilla) han detenido a siete personas, cinco de ellas de origen marroquí, pertenecientes a una organización criminal dedicada al robo con violencia de joyas a personas de avanzada edad y/o con problemas de movilidad, según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa.
SEVILLA, 31 (EUROPA PRESS)



La operación 'Cordón Magrebí', la cual debido a su complejidad ha durado mas de un año, se inició a raíz de varias denuncias de vecinos de los municipios de Gerena, Santiponce y Guillena, por lo que dado el elevado número de hechos detectados y que desde un principio se sospechó que los mismos pudieran ser ejecutados por un grupo organizado de personas, la investigación fue asignada a la Policía Judicial.

Las víctimas eran previamente estudiadas por los delincuentes, siendo todas ellas personas de avanzada edad y/o con problemas de movilidad, las cuales eran abordadas de forma violenta generalmente en sus domicilios y, en ocasiones, en la calle, para sustraerles joyas de gran valor.

Fruto de las gestiones realizadas, se logró identificar a lo largo de la investigación a tres de los miembros de la organización criminal, así como a uno de los vehículos utilizados en los robos.

Además, y a raíz de un estudio detallado de hechos delictivos cometidos por toda Andalucía, se detectaron multitud de robos con violencia semejantes a los investigados hasta esa fecha, cometidos principalmente en Sevilla y Huelva, coincidiendo el 'modus operandi' y los autores de los mismos.

Tras una intensa labor de investigación, los agentes lograron identificar a la cúpula de la organización, siendo el jefe de la misma una persona de origen marroquí, ubicada en el Aljarafe sevillano, la cual utilizaba documentación falsa y extremaba las medidas de seguridad para evitar ser investigado por las fuerzas policiales.

25 ROBOS ESCLARECIDOS

Así, los guardias civiles constataron que esta organización estaba formada por tres grupos perfectamente diferenciados, en los cuales un grupo se encargaba de ejecutar el hecho delictivo, otro se encargaba de las labores de vigilancia y ayuda para huir del lugar de los hechos, y otro grupo estaba dedicado a vender las joyas robadas en distintos establecimientos, usando para ello documentación falsa.

La operación realizada por la Guardia Civil ha conseguido desarticular totalmente este grupo criminal, consiguiendo con ello el cese de sus actividades criminales y el esclarecimiento de 25 robos con violencia e intimidación, además de recuperar multitud de joyas sustraídas.

Finalmente, han sido detenidas siete personas, seis de ellas vecinas de Sevilla, las cuales junto a las diligencias han sido puestas a disposición judicial.