Siete aeropuertos españoles cierran una hora al pasar la nube

Matacán suspende un vuelo. El viaje previsto para hoy desde Salamanca hasta el aeropuerto de Orly en París quedó cancelado, mientras que los de Palma y Barcelona no sufren ningún tipo de modificación
agencias / MADRID y bruselas

La llegada al norte de España de la nube de cenizas volcánicas procedente de Islandia ha obligado a cerrar siete aeropuertos españoles, aunque se reabrieron al cabo de una hora debido al desplazamiento de la misma hacia el este.

AENA decidió cerrar los aeropuertos de Asturias, Vitoria, Bilbao, San Sebastián, Logroño, Santander y Pamplona tras llegar al norte de la Península la nube procedente de la erupción del volcán subterráneo bajo el glaciar Eyjafjälla que desde hace tres días sumió en el caos el espacio aéreo europeo.

Además, al cierre de esta edición, el aeropuerto salmantino de Matacán canceló el vuelo previsto para hoy domingo a París a las 10.35 horas, mientras que los de Palma de Mallorca y Barcelona no sufrieron ningún tipo de alteración.

El cierre, en cada caso, obedeció a razones de seguridad y ha afectado a 22 vuelos –uno en Pamplona, cuatro en Asturias, tres en Cantabria y 14 en Bilbao–. No obstante, el tráfico aéreo en el resto de la Península ha seguido abierto.

AeENA cifró en 2.029 el número de vuelos cancelados, de los que 993 proceden de aeropuertos del centro y norte de Europa y 1.036 salen hacia dichos destinos. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ante la llegada de la nube, ha asegurado que no existe ningún riesgo para la salud a pesar de trasladar partículas de ceniza provenientes del volcán islandés Eyjafjalljökull.

Porque, como ha explicado la ministra, estas partículas se encuentran a 18.000 metros de altura y son muy leves, por lo que continuarán suspendidas en el aire.

De esta forma, el riesgo para la salud es inexistente, salvo que se posaran en el suelo, lo que “no es previsible”, reclamó Jiménez.

El desplazamiento de la nube sigue alterando los horarios de los vuelos que operan por el centro y norte del continente europeo y ha obligado a una veintena de países a mantener cerrados sus aeropuertos.

El espacio aéreo de Irlanda no tendrá vuelos hasta mañana, al igual que los de Alemania, Austria, Reino Unido, Suiza, Bélgica o norte de Italia. Por ello, por razones de seguridad, el tráfico continúa paralizado y no cesan de suspenderse vuelos.

El número total de operaciones canceladas en Europa a causa de la nube volcánica es ya de 17.000, según los datos de la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol).

En el aeropuerto de la capital española un comité de crisis, integrado por la Delegación del Gobierno en Madrid, Guardia Civil, Policía Nacional y Municipal, compañías aéreas, agentes de handling y AENA, ha acordado que hoy no operará ningún vuelo a las zonas afectadas por la nube volcánica.

Europa, paralizada
Asimismo, Europa se encuentra prácticamente paralizada por aire, debido al cierre del espacio aéreo de una veintena de países y la anulación de 17.000 vuelos, a causa de la nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjallajökull que se desplaza hacia el sureste del continente.

Según los últimos datos de la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol), 17.000 vuelos fueron cancelados, sólo han podido operar unos 5.000 de los 22.000 vuelos previstos y no será posible el despegue y aterrizaje de aeronaves civiles en la mayor parte del norte y centro del continente. Diecisiete países tienen totalmente restringido el tráfico aéreo (Bélgica, Estonia, Finlandia, el Reino Unido, Holanda, Irlanda, Dinamarca, Eslovaquia, Polonia, Croacia, Hungría, Suecia, Eslovenia, la República Checa, Austria, Suiza y Serbia), mientras que Alemania, Francia e Italia tienen parte de su espacio aéreo clausurado, según los datos conocidos al cierre de la edición de este periódico.