Sierra Leona asume su derrota contra el ébola y las familias cuidan a los enfermos en sus casas

Cada familia recibirá analgésicos, suero para rehidratar y guantes para atender a los cientos de afectados en el país africano ante las pocas esperanzas de que la ayuda llegue a tiempo.

Las autoridades médicas que atienden a los enfermos de ébola en Sierra Leona han comenzado a conceder permisos para que las familias atiendan a los contagiados en sus casas, una práctica que según los especialistas consultados por el 'New York Times' supone una "derrota" en la lucha contra la enfermedad.

  

Cada familia recibirá analgésicos, suero para rehidratar y guantes para atender a los cientos de afectados en el país africano ante las pocas esperanzas de que la ayuda llegue a tiempo para duplicar una epidemia cuyo alcance se duplica cada mes.

  

"Esta política nacional de atender a los pacientes en casa es básicamente admitir la derrota", ha reconocido el director del equipo del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Sierra Leona, el doctor Peter Kilmarx. "Pero también es una forma de responder a una necesidad, porque hay cientos de personas que no pueden recibir atención en sus hogares", ha añadido.

  

Kilmarx remite a las cifras actuales de infectados: el número actual es de 1.148 pero solo hay 304 camas disponibles. Acorralados, los oficiales no han tenido más remedio que mandarlos a casa para recibir tratamiento.

  

Liberia es otro país donde probablemente esta alternativa comenzará a entrar en vigor en los próximos días, a tenor el envío de más de 400.000 guantes que llegó la semana pasada. Con todo, "estos kits domésticos no pueden sustituir a una persona especializada en modo alguno", según reconoce el director de UNICEF para Liberia, Sheldon Yett. "Pero la idea consiste en asegurarse de que si alguien tiene que cuidar de un paciente en casa, esté preparado para hacerlo", ha añadido.