Sharapova y Bouchard ponen fin al sueño parisino de Muguruza y Suárez

Garbiñe Muguruza

La rusa Maria Sharapova y la canadiense Eugene Bouchard acabaron con la andadura en el cuadro femenino de Roland Garros, segundo 'grande' de la temporada, de las españolas Garbiñe Muguruza y Carla Suárez, respectivamente.

Las dos jugadoras nacionales, las primeras en esta antepenúltima ronda desde el año 2000 y que de haber ganado habrían garantizado una finalista el sábado, tuvieron sus opciones, seguramente más la grancanaria, que llegó a mandar en el tercer y definitivo parcial, mientras que la hispano-venezolana no pudo dar continuidad a su exhibición en la primera manga ante la exnúmero uno del mundo.

Así, Muguruza firmó un gran partido, sobre todo en su inicio, pero Sharapova, muy experta en estas lides y habituada a este tipo de situaciones, logró reaccionar para imponerse tras dos horas de partido por 1-6, 7-5 y 6-1 ante una rival que se vino abajo al final.

Sin lugar a dudas, la pupila de Alejo Mancisidor era la revelación en París, sobre todo tras ser verdugo en la segunda ronda de Serena Williams, número uno del mundo y defensora del título, a la que apabulló en dos mangas. La nacida en Caracas se plantaba por primera vez entre las ocho mejores de un 'grande', haciéndolo además sin ceder un set y por momentos la Philippe Chatrier se encontró ante otra sorpresa de la joven española.

Y es que Muguruza comenzó como ante la menor de la Williams. Con mucha agresividad en sus golpes, fundamentalmente desde el resto, incomodó mucho a Sharapova que, una vez más, ofreció una imagen ya habitual de las primeras mangas como ya vislumbró en el Mutua Madrid Open o en octavos ante Samantha Stosur.

Con su irregular servicio (4 dobles faltas) e incapaz de contrarrestar el dominio de la española, la rusa cedió su saque en tres ocasiones y fue sumando error tras error hasta verse obligada a remontar un contundente 6-1 sin haberse jugado ni siquiera media hora y con escasas opciones con el servicio de una segura Muguruza, que además dejó golpes de gran clase.

Pero la séptima cabeza de serie tiró de su experiencia y, al contrario que Serena Williams, logró volver a meterse en el partido. Jugó más dentro y la potencia de sus golpes empezó a hacer más daño a la hispano-venezolana que perdió la iniciativa en el partido. Sharapova rompió en el tercer juego tras dos dobles faltas de Muguruza, pero esta aguantó y la vuelta a la irregularidad de su rival le permitió empatar rápidamente.

De todos modos, el partido se iba complicando para la 35 del mundo que no pudo con la tensión de los compases decisivos. La rusa consiguió otro 'break', este clave en el undécimo juego, y sentenció posteriormente la disputa de un tercer parcial. Ahí, la de Siberia siguió mandando con otra rotura tempranera, pero Muguruza pudo volverse a meter en el partido en el cuarto juego cuando gozó de hasta cinco bolas de 'break'. No pudo aprovechar ninguna y Sharapova encontró ya un camino plácido hasta las semifinales ante un rival ya demasiado errática (26 de sus 52 errores no forzados en este set).

CARLA SUÁREZ DESPERDICIA SUS VENTAJAS

Por su parte, Carla Suárez no pudo compensar esta decepción y también se despidió de Roland Garros tras perder con la canadiense Eugene Bouchard en tres mangas por 7-6(4), 2-6 y 7-5 tras más de dos horas y media de dura batalla.

De todos modos, a la grancanaria le quedará mal sabor de boca por esta derrota ya que tuvo buenas opciones de haber superado a su joven rival, que ya había sido la revelación en el primer 'Grand Slam' de la temporada, donde alcanzó las semifinales, y que se convirtió, con 20 años, en la semifinalista más joven en féminas desde 2009 (Dominika Cibulkova).

Sin embargo, Bouchard tuvo que ganarse con mucho trabajo su billete hacia la penúltima ronda después de un encuentro donde comenzó muy mal y en el que vio como la tenista canaria comenzaba el tercer y definitivo set con 'break' de ventaja, pero al final supo jugar mejor los momentos donde el choque estuvo apretado.

Carla Suárez firmó también un buen inicio de cuarto de final en la Suzanne Lenglen y con dos roturas se plantó con 5-2 y servicio. A partir de ahí, amparada por su magnífico revés a dos manos, la norteamericana reaccionó y evitó que la española aprovechase alguno de sus dos saques de ventaja para ponerse por delante. La de Las Palmas sólo gozó de una bola de set, que también desperdició y posteriormente cedió en la 'muerte súbita' (7/4).

Las cosas no comenzaron bien en el segundo, donde la decimoquinta jugadora del mundo perdió su primer saque, pero no se puso nerviosa y arrolló a Bouchard con seis juegos consecutivos para llevar el partido a un tercer parcial. En este, Suárez mandó por 3-1, pero la canadiense aguantó, recuperó la desventaja y logró una rotura clave en el undécimo juego para luego finiquitar la contienda con su saque en su tercera bola de partido.