Señala que “los campus periféricos no van a verse afectados esencialmente”

El rector de la Universidad de Salamanca (USAL), Daniel Hernández Ruipérez, ha manifestado que la institución académica va a utilizar "todos los mecanismos" que estén a su "alcance" para preservar "la mayor parte de las titulaciones"

Aun así, ha destacado que el nuevo decreto puesto en marcha por la Junta de Castilla y León y el número mínimo de alumnos en grados y másteres es "perfectamente compatible" con la política ya seguida por la USAL en los últimos años.

 

Hernández Ruipérez ha apuntado que la mayoría de titulaciones que no alcanzan los 35 alumnos en Grado y 15 en Máster "no se verán afectadas" pues entran dentro de los requisitos marcados como "interés general" en enseñanzas de español, por ejemplo.

 

También, otras de las que se pueden encontrar en esta situación ya se han adaptado a la fórmula de "candelabro", compartiendo asignaturas. En esta situación, se ubican las tres ingenierías de la Escuela de Béjar y "gran número" de las disciplinas de la Facultad de Filología.

 

En cuanto a aquellas que pueden verse afectadas a día de hoy por el decreto, que "está lejos de estar cerrado" a la espera de las propuestas de las universidades, la Universidad de Salamanca lleva en contacto con los decanos y directores de facultades desde abril de 2012 y ahora "toca tomar decisiones" en la búsqueda de asignaturas conjuntas u otros cambios como titulaciones conjuntas con otras universidades.

 

En cuanto a los campus "periféricos" de la Universidad de Salamanca, Hernández Ruipérez ha señalado que "no van a verse afectados esencialmente". Además, ha matizado que su pervivencia tiene "una importancia mayor" por la cohesión social o en el enriquecimiento cultural y educativo que aportan a las localidades en las que se encuentran.

 

Estudiantes y profesorado

 

El rector ha subrayado que estas modificaciones no afectarán a los estudiantes que ya estén cursando cualquier estudio. Según sus palabras, la incidencia en ellos "será mínima" y podrán terminar los estudios ya iniciados.

 

Respecto al profesorado, ha manifestado que las medidas puestas en marcha por la Junta tratan de "racionalizar" la situación en la Educación Superior en tiempos de "complicaciones económicas" y que "a la larga" llevarán a que "no haya necesidades de profesorado".

 

No obstante, ha confiado en que la mayoría de los profesores afectados en los próximos años por los cambios en determinadas titulaciones puedan desempeñar funciones docentes en las nuevas o modificadas propuestas.