Según los expertos, los niños pueden sufrir estrés con el comienzo del curso

Por ello, es importante que los padres unos días antes de comenzar el curso establezcan en casa una semi-rutina, que suele durar una semana.

Es habitual que los niños cuando comienzan las clases sufran algún tipo de estrés manifestándolo a través de un sueño intranquilo o con falta de apetito, por lo que es conveniente que los padres una semana antes hagan una serie de ejercicios de preparación para intentar aminorarlo o incluso eliminarlo, según ha explicado el psicólogo educativo, Jesús Francisco Javier Ramírez.

 

De esta forma, es importante que los padres unos días antes de comenzar el curso establezcan en casa una semi-rutina, que suele durar una semana. "Debe consistir en levantarlos a una hora similar a la del resto del año hasta llegar a la habitual, empezar a dedicar un tiempo extra a la realización de tareas, ya sea de recuerdo del curso anterior, o adelantándonos al contenido del próximo curso, sin abandonar los ratos de descanso propios del estío", ha explicado el experto.

 

Además, esta semi-rutina se debe mantener una semana más después del comienzo de las clases, de modo que los primeros días de colegio hay que seguir con las actividades que se hacían en verano como bajar al parque o a la piscina durante tiempos más largos hasta llegar a la adaptación total.

 

En cuanto a los más pequeños, estos son los que más echan de menos a los padres y a los que más les cuesta adaptarse, por ello es recomendable y habitual que en los colegios, los primeros días estos acompañen a los niños durante un tiempo para ir completando ese periodo de adaptación.

 

Sin embargo, el vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada (ASEPP), el doctor José Antonio López, afirma que "hacer entender a los padres que se trata de algo adaptativo y que ellos son los primeros que no han de mostrar preocupación frente al niño". "Los padres ansiosos hacen niños ansiosos, y la mejor prevención se realiza durante todo el año. Lo mejor es dejar a los niños que exploren y no ser sobreprotector con ellos", añade.

 

"En cursos superiores, suelen hacer una prueba de nivel para saber dónde comenzar, y por lo general, se suelen adaptar a las necesidades de la mayoría de los niños, apoyando a los más rezagados", afirma Ramírez.

 

Sin embargo, a la hora de realizar la comida, no hace falta preparar a los pequeños con ninguna rutina. "Los niños suelen tener asumido que la comida del cole es como es, puede que muy buena o puede que no tanto, pero lo ideal es que se adapten conforme llegue el momento", explica el experto.

 

Hay que recordar que el verano ya se acaba y que las clases ya comienzan, siendo los niños valencianos los primeros en empezar el día 3 de septiembre, mientras que el resto de niños españoles se irán incorporando al colegio sucesivamente hasta el día 15.