Sebastián González: “Con la propuesta UPyD desaparecerían 226 municipios abulenses”

El PP de Ávila en contra de la fusión obligatoria de municipios menores de 5.000 habitantes. UPyD pretende esa fusión de municipios como paso previo a la desaparición de las diputaciones.

El diputado nacional del PP de Ávila, Sebastián González, ha manifestado que  “hoy martes se debatirá y votará, en el Congreso de los Diputados, una moción de UPyD que pretende la supresión de los municipios menores de 5.000 habitantes  mediante un proceso de  fusión obligatoria para concluir en la supresión de las Diputaciones Provinciales”.

 

Subraya González que “desde UPyD se llega a proponer los 20.000 habitantes como tamaño ideal para los ayuntamientos, lo que supondría que nuestra provincia quedaría reducida a cinco municipios más la capital, como sugería UPyD de Ávila. Esta propuesta es inviable a todas luces para el Partido Popular, dada la distribución de la población, la orografía, y el alto componente rural y social, entre otras muchas razones”

.

Para Sebastián González “tampoco es asumible la propuesta de UPyD de fusionar los municipios menores de 5.000 habitantes. En este caso habría que fusionar 243 municipios, todos a excepción de Arévalo, Arenas, Candeleda y Las Navas del Marqués”.

 

Destaca el parlamentario nacional del PP Por la provincia de Ávila que “ en nuestra provincia, según su actual distribución de la población, un 49,54 % de sus 171.265 habitantes habita en 5 municipios mayores de 5.000 habitantes y el resto – el 50,46%- vive en los 243 restantes. Si a estos datos aplicamos la propuesta mínima de UPyD, habría que fusionar 226 municipios para crear 17 nuevos”.

 

El Partido Popular de Ávila considera la propuesta  de UPyD “absolutamente inviable, irracional, injustificada, oportunista y realizada desde una perspectiva urbana, desconociendo la característica rural de nuestra provincia.

 

El Partido Popular reconoce “el trabajo de los Alcalde y Concejales de los pequeños municipios que, muy lejos de encuadrarles como “clase política” ó cargos decorativos, son personas dedicadas más a la gestión y al trabajo del día a día en su municipio que a la acción política, en la gran mayoría de los casos sin percibir retribución alguna”.

 

El Partido Popular es consciente que “los municipios tienen problemas relacionados con la prestación de los servicios básicos municipales y su financiación, pero el problema no son los ayuntamientos ni sus cargos electos, de ahí las reformas puestas en marcha desde el Gobierno de España y el de Castilla y León para garantizar la prestación adecuada y eficiente de tales servicios”.

 

Critican los populares que “vincular el tamaño de los municipios con la capacidad para prestar o no sus correspondientes servicios, es desconocer la realidad municipal. Lo fundamental es garantizar la prestación de los servicios y la eficiencia del gasto público, y eso no se consigue con fusiones obligatorias.

 

Cuestión distinta es que desde el Estado o la propia Comunidad Autónoma se fomenten medidas que tiendan a la fusión de municipios para mejorar su capacidad de gestión atendiendo a criterios geográficos, sociales, económicos o culturales, como establece el art. 13.3 de la Ley de Régimen Local”.

 

A juicio de los Parlamentarios abulenses, González y Casado “lo que realmente se necesita es clarificar las competencias municipales para evitar duplicidades, racionalizar la estructura organizativa de la administración local para conseguir una mayor eficiencia, estabilidad y sostenibilidad financiera, y garantizar un control financiero y presupuestario más riguroso, tal y como pretende la propuesta del Gobierno para la racionalización y sostenibilidad de la administración local”,

 

 “Si a ello añadimos la reforma territorial emprendida por la Junta de Castilla y León a través de la Ley de Ordenación, Servicios y Gobierno del Territorio, nuestros ayuntamientos conseguirán ser sostenibles y viables, y podrán garantizar la oferta de servicios públicos esenciales en condiciones de igualdad”, concluyen los Diputados populares, “tarea que requiere del máximo consenso de todos los grupos políticos”.