Sebastián, convencido de la continuidad porque lo contrario "sería un desastre políticamente para el Gobierno"

Miguel Sebastián junto al decano de Económicas y Empresariales.
El exministro socialista no duda de que el "forcejeo" entre Nuclenor y el Ministerio de Industria terminará en acuerdo para evitar el cierre


VALLADOLID, 29 (EUROPA PRESS)

El exministro de Industria socialista Miguel Sebastián se ha mostrado hoy convencido de la continuidad de la central nuclear de Garoña más allá de 2013, pese a que Nuclenor no haya presentado en plazo solicitud de prórroga, convicción que ha basado tanto en la rentabilidad de dichas instalaciones como en el hecho de que el Gobierno de Mariano Rajoy, "con la que montó", no se puede permitir el cierre.

Sebastián ha recordado que en ausencia de esa solicitud de continuidad el cierre tendría que materializarse el próximo año, fecha impuesta por el departamento que él mismo dirigía en la etapa de Rodríguez Zapatero, si bien ha insistido en que finalmente habrá un acuerdo para que la prórroga se extienda, siempre que las inversiones exigidas en materia de seguridad sean rentables para la empresa que gestiona las instalaciones.

"En ese forcejeo tendrá que haber un acuerdo porque los dos jugadores salen ganando si la central sigue activa, unos, Nuclenor, porque bajo unas determinadas condiciones sigue siendo rentable y otros, el Gobierno, porque después de la que montaron el cierre sería un desastre políticamente", ha sentenciado Sebastián.

CAÍDA DE LA DEMANDA INTERNA EN 2013

Por otro lado, el a su vez profesor de Análisis Económico de la Universidad Complutense de Madrid, quien ha impartido una conferencia en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Valladolid titulada 'La economía en 2013: cuestiones abiertas', ha vaticinado que el próximo año "no habrá atisbo de recuperación en España ni en la zona euro" y que, compartiendo la opinión de otros expertos económicos, se producirá una caída significativa de la demanda interna, "peor aún que en 2012".

En lo que no hay tanto consenso, según ha apuntado, es en el comportamiento del mercado exterior, algo que dependerá del entorno internacional, aunque todo apunta a que experimentará una mejoría con respecto a la situación actual.

En este sentido, el exministro, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha precisado que la situación sería todavía más problemática en el caso de que la recuperación se produjera de forma dispar en la zona euro, sobre todo en el supuesto de que Alemania despegara con fuerza y de forma paralela se registrara un estancamiento o decrecimiento de los países del sur, lo que, en su opinión, se traduciría en un "panorama tremendo" debido a las inevitables tensiones en materia de política monetaria.

"Que Alemania no vaya bien nos puede ayudar, puesto que de ese modo el Banco Central Europeo tendría que relajar la política monetaria y hacerla más acorde a la situación económica de la zona euro", ha explicado Sebastián.

Éste, además, ha mostrado su frontal oposición a la política de austeridad que, según denuncia, "está llevando a la zona euro a una situación sin salida", y aunque ha reconocido que en el pasado también se llevaron a cabo políticas de contención ha advertido de que éstas "se hicieron de otra forma, con crecimiento económico y algo de inflación", ya que de lo contrario la ratio de deuda seguirá creciendo.

Sebastián, que ha comparecido ante los medios acompañado del decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, José Antonio Sanz, y del catedrático de Fundamentos del Análisis Económico, Zenón J¡Jiménez Ridruejo, ha hecho este análisis minutos antes de impartir en la UVA la conferencia 'La economía en 2013: cuestiones abiertas'.