Se cumplen seis años de la desaparición de Yeremi Vargas

La madre de Yeremi Vargas, Itahisa Suárez, ha asegurado que la esperanza de encontrar al niño la mantiene "intacta", cuando se cumple este domingo seis años desde que desapareciera en 2007 en Vecindario, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria), mientras jugaba en los aledaños de su casa.
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 10 (EUROPA PRESS)



Así desde la desaparición de Yeremi, la investigación ha estado encabezada por la Guardia Civil que continúa recabando datos que puedan llevarle al paradero del niño aunque el año pasado decidió dar a conocer una serie de información a los ciudadanos por si alguien pudiera aportar pistas.

Y en relación al trabajo que está haciendo la Guardia Civil, Ithaisa se mostraba confiada en que "dará sus frutos cualquier día". "El trabajo que están haciendo dará sus frutos cualquier día, la esperanza la mantenemos siempre intacta, siempre hemos pensado que aparecerá y que aparecerá bien, mientras no se demuestra lo contrario siempre vamos a seguir pensando así", afirmó en declaraciones a Europa Press.

En este sentido, indicaba que los agentes le piden paciencia a la familia y que confíen en ellos, ya que les da "el 50 por ciento de posibilidades de que aparezca bien o mal porque ahora mismo no tienen algo sólido que les lleve hasta el niño".

De todos modos, Ithaisa apuntaba a que previsiblemente los agentes estén trabajando sobre las más de 2.000 llamadas que recibieron después de que el pasado año, cuando se cumplían cinco años de la desaparición de Yeremi, ofrecieran una recompensa para quienes aportaran datos fiables de los que hasta el momento no habían informado a la Guardia Civil.

Además, señaló, que los agentes "dicen que para trabajar tienen líneas abiertas, que tienen bastantes cosas".

Al respecto, la Guardia Civil en marzo de 2012, con motivo de los cinco años de desaparición de Yeremi, aportaron una serie de datos sobre la ropa que llevaba el pequeño aquel día, así como la de dos coches, un Opel Corsa blanco y un Renault Clio negro, que habrían estado por la barriada donde se encontraba Yeremi, y desde entonces se ha producido alguna detención en relación al caso pero que, posteriormente, no ha dado sus frutos.

Finalmente, Ithaisa asegura que "se hace difícil" algunos días, afirma que "siempre" piensa en que "mientras no haya aparecido algo malo es porque puede aparecer algo bueno". Asimismo, indicó que este año no tienen previsto organizar ningún acto porque "quizás es mas doloroso para la familia".