¿Se calienta tu móvil? Sabemos las razones y cómo evitarlo

Iphone, smartphone, móvil, móviles, Twitter, redes sociales

Todos hemos notado alguna vez que cuando utilizamos durante mucho tiempo nuestro dispositivo, especialmente con aplicaciones el terminal acaba calentándose demasiado y la temperatura es uno de los principales enemigos de los componentes físicos del terminal así que es importante evitar el sobrecalentamiento. 

El cambio de temperatura puede venir desde el exterior, pero también desde los propios componentes. Muchos teléfonos, como el iPhone, por ejemplo, nos alertan de la situación con un aviso en pantalla dejando incluso de funcionar por precaución. Se trata de un mecanismo de seguridad que protege los componentes del dispositivo.

 

Cuando aparezca este aviso debemos apagar el móvil y dejarlo enfriar en un ambiente sin calor antes, por supuesto, de volver a usarlo. A continuación os explicamos cómo podemos controlar los niveles de calor perjudiciales para nuestros terminales.

 

CUIDADO CON EL SOL

 

Según los expertos, la temperatura óptima de un smartphone debe estar entre 0 y 35 grados centígrados. Si la luz del sol incide de forma directa y durante mucho tiempo en nuestro terminal puede alcanzar fácilmente más grados de los recomendados y por lo tanto sobrecalentarse. Olvidarnos el móvil en el coche un día de mucho calor puede acabar teniendo las mismas consecuencias.

 

ATENCIÓN A LOS CARGADORES

 

Ciertos cargadores de baterías proporcionan más corriente de la que necesita nuestro móvil y esto también puede causar un efecto perjudicial por eso hay que tener cuidado con el tipo de cargadores que usamos. Otra recomendación que os hacemos es desconectar el 'smartphone' una vez lo hayamos cargado, es decir, no dejarlo más tiempo del debido enchufado a la corriente. 

 

LAS 'APPS', EN SEGUNDO PLANO

 

Al usar ciertas aplicaciones como puede ser Google Maps o el GPS el terminal tiene que mantener la pantalla encendida, estar continuamente conectado a Internet y usar el sensor del tiempo. Ese uso intensivo y continuado hace que acabe calentándose sin remedio.

 

Otro ejemplo son los juegos con alta calidad gráfica o aplicaciones con gran uso de gráficos y potencia que pesan demasiado para la memoria RAM. Si no moderamos su uso también podemos notar que el móvil se calienta demasiado.

 

También tenemos que prestarle atención a las aplicaciones que usamos a diario y que suelen funcionar en segundo plano. Es el caso de redes sociales, navegadores web, el correo electrónico, la galería de imágenes, etc. Debemos cerrar por completo cada aplicación después de usarla.

 

LA FUNDA DE TU MÓVIL

 

Las fundas que compramos para proteger nuestro dispositivo de golpes pueden ser muchas veces las causantes de que nuestro móvil tenga más temperatura de la debida. Los materiales de los que están hechas no son siempre los mejores, por eso nuestro consejo es que no uses una funda de poca calidad.

 

DESACTIVA WIFI, BLUETOOTH Y GPS

 

El uso continuado del GPS calienta demasiado cualquier terminal. Para un buen funcionamiento del dispositivo lo correcto será desactivarlo siempre que no lo utilicemos. Lo mismo deberemos hacer con otras funciones como la conexión WiFi o el Bluetooth. Normalmente, cuando estamos en casa usamos la conexión WiFi pero cuando salimos lo recomendable es desactivarla. Además, también te ayudará a consumir menos batería.

 

CONTROLA LA TEMPERATURA DE LAS APLICACIONES

 

En el mercado existen varias aplicaciones para smartphones que se encargan de escanear nuestro dispositivo para conocer la temperatura del terminal. Algunas incluso ayudan a reducirla. Una de las 'apps' más populares para iPhones es iStat 2, pero también tenemos otras como System Status Lite, que reconoce las aplicaciones que más gastan de nuestro smartphone y las elimina.

 

Si tienes un Android puedes echar mano de aplicaciones como Phone Overheat Alert, TempMonitor, Cpu Gauge o la aplicación gratuita Cooler Master que, por ejemplo, también escanea nuestro terminal y luego borra las aplicaciones y servicios culpables del sobrecalentamiento.