Se busca ganado vacuno en Salamanca: destino Libia

(Foto: Cynthia Duarte)

Una empresa de Barcelona, que actúa como intermediaria para comprar ganado con destino al norte de África y Oriente, busca ganado vacuno en la provincia de Salamanca para enviar a un empresario libio que necesita miles de animales.

El barco está de nuevo a la espera de cargar ejemplares de ganado vacuno con destino a Libia. Y, una vez más, ha puesto sus ojos en los ganaderos de la provincia de Salamanca, que deben decidir si ofertan o no sus animales a un empresario de Barcelona que actúa como intermediario de otro libio, que tiene le necesidad de contar con más de 1.000 animales.

 

Al menos así lo ha indicado uno de los socios de esta empresa en Barcelona, quien se ha puesto en contacto con los responsables del mercado de ganado en Salamanca con el fin de transmitirles esa necesidad y que puedan facilitarle información sobre profesionales del sector interesados en esta venta de ejemplares.

 

Se trata de animales de ganado vacuno de las razas charolés y limusín (principalmente), de entre 500 y 700 kilogramos, cuyo destino es el matadero, y que irán a parar a un empresario de Libia.

 

Al menos así lo ha confirmado uno de los intermediarios de una empresa de Barcelona, A. E. H., quien ha indicado a este diario que la labor de su empresa es la de hacer de “intermediario en este tipo de transacciones de ganado para distribuir animales vacunos y también ovinos a países del norte de África y Oriente Medio”, explica.

 

Por el momento, ningún ganadero salmantino se ha puesto en contacto con esta empresa pero será cuestión de tiempo. “Hemos contactado con profesionales de Burgos o Toledo. Este empresario libio quiere miles de animales y estamos a la espera de cerrar los tratos”, asegura. Pero, ¿a qué precio? “Eso ya es más complicado porque al existir gran número de intermediarios es complicado y duro cerrar precios”, avanza A. E. H.

 

Desde hace ya varios años, países de África y de Oriente Medio pusieron sus ojos en el ganado español, y por extensión el salmantino, para llenar sus barcos (el más pequeño puede transportar 700 cabezas), con destino a matadero. Ahora, se buscan ejemplares con destino a Libia.