Satisfechos pero alerta

La Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Ávila, que se reunió ayer lunes 3 de junio, se encuentra satisfecha porque se han cumplido parte de sus reivindicaciones. Aunque pedirán que se realicen algunos reajustes de horarios “que pueden deberse a las prisas con las que se ha puesto en marcha la nueva planificación”, y continuarán realizando peticiones al Ministerio de Fomento y a la Junta “porque su trabajo no ha concluido todavía”

Ricardo del Val, presidente de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Ávila, ha informado de los acuerdos a los que llegaron en la reunión mantenida el día 3 de junio, todos los integrantes de la misma.

 

Como principal conclusión afirman que “la situación es aceptable, se ha conseguido que no se suspenda la calificación de servicio Público para las conexiones de Ávila con Madrid y Salamanca, ya que eso era inadmisible”.

 

Aunque el que no les hayan recibido desde el Ministerio, para no hacer agravios comparativos con otros colectivos, lo consideran “una falta de consideración con la plataforma. Aunque pediremos una reunión para presentarles algunas consideraciones que no han sido tenidas en cuenta”.

 

Del Val añade que “hemos conseguido parar el primer envite, pero la problemática general no se ha solucionado”. Añadiendo que se han realizado los cambios con premura y desinformación hacia los usuarios, que “el sábado y el domingo no tenía los nuevos horarios colgados en la página web”.

 

Además pedirán el ajuste de horarios de varios trenes “que eran muy utilizados y pueden dejar sin servicio a estudiantes y trabajadores, sobre todo en la líneas de Valladolid y Salamanca”.

 

El presidente de la plataforma ha señalado que desde el PP se pusieron en contacto con él dando información sobre los cambios que se iban a producir, y él se lo comentó a otros miembros de la plataforma. Pero “no nos pueden pedir un acto de fe porque no tenía ningún documento que nos dijera que eso era verdad”.

 

Desde la plataforma mantienen que seguirán con las reivindicaciones que les llevaron a unirse en el año 2005, es decir pedir “que se mejore la línea convencional de trenes, que se reduzca el tiempo de los viajes, incluir Ávila en la red de cercanías de Madrid y en la Alta Velocidad, y dar mejores prestaciones a los usuarios desde las estaciones de la provincia”.

 

Además, dentro de dos años volverá a revisarse el servicio y por tanto, “el peligro sigue existiendo, y tenemos que conseguir que se minimice. No queremos ser más que nadie pero tampoco menos que nadie”. Por esas razones, no se han planteado en ningún momento su disolución.