Sarrión no acude a la BRIF de Puerto del Pico por una "represalia política del Ministerio"

Sarrión junto a José Alberto Novoa

El procurador de Izquierda Unida-Equo Convergencia por Castilla y León, José Sarrión, ha asegurado este jueves que no ha podido visitar la base de las Brigadas de Refuerzo de Incendios Forestales (BRIF) de Puerto del Pico, en Ávila, por una "represalia política", ya que el Magrama le ha notificado hoy mismo la imposibilidad de acceder a las instalaciones.

Sarrión tenía previsto visitar este jueves la base abulense, una de las tres existentes en Castilla y León, pero el Ministerio ha "denegado el acceso" a personal externo a las brigadas, cuyos trabajadores se encuentran en huelga desde el mes de julio.

 

El representante de IU ha considerado que esta decisión es una "represalia política del Ministerio" por el apoyo que ha prestado el partido a las reivindicaciones laborales de los trabajadores forestales de las BRIF. "El objetivo era verificar las condiciones, el medio normal en el que desarrollan su trabajo, pero se nos ha notificado a última hora que no podemos estar", ha explicado.

 

José Sarrión ha censurado que se impida el acceso de "los cargos públicos y los ciudadanos" a unas instalaciones públicas, por lo que se ha preguntado "qué tiene que ocultar" el Ministerio. Por ello, ha asegurado que tratará de remitir una pregunta para que den explicaciones y ha subrayado que si el organismo ministerial "cree que puede utilizar la coacción" para evitar que hagan defensa de "lo público" su partido seguirá "insistiendo y peleando".

 

El procurador ha insistido en que la formación a la que representa lucha "desde hace mucho tiempo por los derechos de todos los trabajadores del sector forestal" y apoyando a los de las BRIF, contratados por la empresa pública Tragsa "en unas condiciones penosas" que suman ya "50 días" de huelga.

 

Así ha reiterado que estos profesionales cobran "800 euros al mes, trabajando unos cuantos meses al año" y pueden "verse en la calle" a los 50 años si no superan las pruebas físicas anuales. Así, ha defendido que tengan unas retribuciones "dignas", que puedan trabajar durante todo el año en labores de mantenimiento del monte y en la prevención de incendios y que puedan acogerse a la segunda actividad.

 

Mientras tanto, ha destacado que los trabajadores actúan con una "dignidad irreprochable" durante su huelga, mientras "luchan por una causa justa y unas condiciones de trabajo dignas".

 

Sarrión ha aseverado que Castilla y León y todo el país "se merecen" un cuerpo público de Bomberos Forestales y ha recordado la crítica de que en una Comunidad con "la mayor superficie arbórea" de España y con un sector forestal "no deslocalizable" que puede desarrollarse, los trabajadores que lo protegen de los incendios  tengan estas condiciones de trabajo.


REIVINDICACIONES DE LOS TRABAJADORES

 

Por su parte, el portavoz de los trabajadores de las BRIF Jorge Nieto ha añadido que desconocen a qué se debe la postura del Ministerio de no dejar entrar a un cargo público a la base, pero ha considerado que es una muestra de que "tienen miedo" y de que la postura de "presión" que mantienen los trabajadores "empieza a hacer su función".

 

De hecho, Nieto ha explicado que también "ponen impedimentos" a los propios trabajadores, ya que como él mismo se les debe tomar nota del momento en que entran o salen de la base. "Quieren controlar algo por el miedo que tengan a lo que puede salir de aquí", ha considerado.

 

El trabajador de las BRIF ha recordado algunas de sus reivindicaciones, como el reconocimiento de la categoría profesional de Bombero Forestal, la aplicación de coeficientes de jubilación, la ampliación del listado de enfermedades profesionales, la segunda actividad y la mejora de las condiciones salariales, sobre todo del plus de peligrosidad.