Sara Escudero destaca la colaboración de los nepalíes en su misión de ayuda humanitaria tras el terremoto

La cooperante abulense de Cruz Roja, Sara Escudero, durante su charla. / Foto: Antonio S. Sánchez

La abulense, miembro de la Unidad de Emergencias de Cruz Roja Española en Ávila, ha hecho balance sobre el trabajo que han realizado en las tres últimas semanas en Nepal en una misión humanitaria en la que los miembros de la ONG se han centrado en el campo del saneamiento, con la construcción de letrinas temporales y la promoción de la higiene entre los habitantes de las pequeñas poblaciones de difícil acceso del país asiático.

La cooperante abulense Sara Escudero ha pasado un total de tres semanas con Cruz Roja en Nepal para llevar a cabos trabajos de saneamiento en las poblaciones rurales de difícil acceso en el país asiático, afectado el pasado 25 de abril por un gran terremoto de 7,8 grados en la Escala Richter, además de sendas réplicas en los meses de mayo y junio, que lo han dejado en una situación de emergencia, aunque, como ella mismo ha destacado, “ya se va normalizando poco a poco, aunque aún queda mucho por hacer”.

 

La principal labor que ha desarrollado Escudero junto a sus compañeros de Cruz Roja en su misión de tres semanas en Nepal ha sido la de la construcción de letrinas temporales y la concienciación de la población nepalí sobre la higiene en un momento como este en las zonas de Rasuwa y Nuwakot, en la zona norte, cerca de la frontera con China, una misión, ha dicho “muy ligada a la salud de los afectados”.

 

Escudero ha destacado que el gran hándicap de su misión ha sido el acceso a las poblaciones, “muy separadas entre sí, en una zona con un clima muy adverso y una orografía complicada, con grandes desniveles en pocos kilómetros”, aunque también ha recalcado que “en estas zonas la gente es muy receptiva y cálida, y así es más fácil trabajar. Hemos podido entrar en las comunidades fácilmente y han sido muy participativos colaborando mucho con nosotros”.

 

Finalmente ha destacado que su actividad, más en relación con la situación de emergencia se ha desarrollado en un periodo de entre uno y cuatro meses, y ahora llega el momento de la reconstrucción y el fortalecimiento, misión para otros compañeros que se alargará entre los dos y los tres años, e incluso más, ha destacado.