Sanz se congratula de que los emigrantes retornados puedan regularizar su situación con Hacienda

El presidente del PP de Ávila ha puesto en valor la “sensibilidad del gobierno” para con los pensionistas afectados.

El secretario general del GPP en el Senado y presidente del PP de Ávila, Antolín Sanz, ha mostrado su satisfacción, al tiempo que su agradecimiento, por la decisión adoptada por el Ministerio de Hacienda de dar un plazo de seis meses a los emigrantes retornados, preceptores de pensiones procedentes del extranjero y que no las hubieran declarado correctamente, para que procedan a su regularización voluntaria con exclusión de sanciones, recargos e intereses.

 

Sanz considera que esta es una buena noticia para los emigrantes retornados que se encuentran en esta situación y que habían manifestado reiteradamente su disconformidad con la medida. “El Gobierno ha sido muy sensible a las reivindicaciones formuladas por los retornados”, ha recalcado.

 

Los afectados, de este modo, podrán, a partir de enero del próximo año, y por un plazo de seis meses, regularizar su situación presentando autoliquidaciones complementarias de los períodos en los que percibieron pensiones del extranjero y que no habían declarado a la Hacienda española. Esta puesta al día de sus deberes fiscales no conllevará, “y esto es lo verdaderamente importante”, según recalcó el presidente de los populares de Ávila, el abono de sanciones, recargos o intereses de demora.  

 

Igualmente quedarán condonados, independientemente de su firmeza, los recargos de periodo ejecutivo liquidados por ese concepto.

 

La decisión, que es resultado de una modificación introducida a tal efecto en el Proyecto de Ley que modifica la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Física,  también incluye otra disposición para que a aquellos contribuyentes que ya habían regularizado su situación y, por consiguiente, ya habían abonado los pertinentes recargos, le sea devuelto el importe íntegro del recargo aplicado en el plazo de seis meses desde la presentación de la solicitud. “Se trata de que nadie salga perjudicado”, apuntilló Antolín Sanz.