Santa Teresa, patrona del feminismo

El Premio Cervantes 2002, José Jiménez Lozano, en su intervención en la inauguración del curso.

Santa Teresa de Jesús puede ser considerada “patrona del feminismo”, según ha recalcado el escritor José Jiménez Lozano, Premio Cervantes 2002, en la inauguración del Curso de Verano de la UNED sobre ‘Santa Teresa y su tiempo’.

Con un aforo que ha rebasado las expectativas de los organizadores, el curso, que se desarrollará hasta el viernes, ha contado con la presencia de Jiménez Lozano como escritor que ha estudiado a fondo las obras de la mística abulense, cuya figura ha sentido “mucho más cercana” que la del otro místico de Ávila, san Juan de la Cruz.

 

El Premio Cervantes 2002 ha defendido la faceta como escritora de la santa reformadora del Carmelo, aunque ha reconocido que “se ha negado, hasta hace poco”, que Teresa de Jesús fuera escritora.

 

A su juicio, lo mismo ocurrió con Miguel de Cervantes, aunque en el caso de santa Teresa de Jesús, el reconocimiento ha llegado tras la evolución que su figura ha experimentado desde la cultura popular hasta la cultura más moderna, pero desde el punto de vista del lenguaje.

 

En su opinión, ha sido la forma de escribir de la santa lo que la ha convertido en “patrona del feminismo” en el momento actual, hasta el punto de que se le ha atribuido “una escritura femenina”, aunque “nadie sabe muy bien si existe una escritura femenina”, ha afirmado.

 

“Era escritora como lo era fray Luis y tenía actitudes propias de escritora”, como un “sentido de la palabra” y el ser “muy observadora”, ha destacado Jiménez Lozano.

 

Para el escritor, su “gran habilidad” a la hora de escribir quedó patente en las dos versiones de ‘Camino de Perfección’, en las que incluso mencionó “cosas que le dijeron que no dijera” y también “tachaduras”.

 

Sin embargo, Teresa de Jesús se “refugió”, pese a las costumbres de su época, en “leer y escribir” y llegó a ser “muy transparente” en lo que decía, ha añadido.

 

Nombres para La Santa


En este punto, el catedrático de la Universidad de Valladolid, Teófanes Egido, quien desveló el linaje judeo-converso de Santa Teresa, ha incidido en la forma en la que se ha “transfigurado” la figura de la santa, una transformación que se ha producido, incluso, en la forma de designar a la reformadora abulense.

 

A ella le llamaban, en su época, Teresa de Ahumada, “hasta que se descalzó”, para después pasar a ser “madre Teresa”.

 

Sin embargo, en la actualidad, Teresa de Ávila o “la Teresa”, acepción ésta para quienes “más la quieren” y “quienes escriben con más cariño sobre ella” son las denominaciones actuales más comunes, hasta el punto de que “se acude a todo con tal de no decir Teresa de Jesús”.

 

En este sentido, para Teófanes Egido, la figura de Santa Teresa se ha “creado” en “distintos momentos” y por motivos “más que explicables y evidentes”, hasta llegar a la realidad actual de la santa.

 

Hasta el viernes, el curso ‘Santa Teresa y su tiempo’ abordará diversas facetas de la figura de la mística abulense, tal como ha adelantado el director del curso, Raimundo Moreno, quien ha destacado la celebración de este seminario a las puertas de iniciar la conmemoración oficial de los quinientos años del nacimiento de la santa.

 

Es una ocasión “formidable” para abordar la personalidad “polifacética” de la santa, que supo hacerse un hueco en un siglo de hombres, ha reivindicado.