Santa Teresa desafió a los elementos para acudir a la Encarnación en la Fiesta de la Toma del Hábito

Ver album

La lluvia ha sido protagonista este domingo de la procesión que ha llevado la imagen de Santa Teresa de Gregorio Fernández hasta el Convento de la Encarnación con motivo de la conmemoración de la Fiesta de la Toma de Hábito de la Doctora de la Iglesia. La Santa tuvo que refugiarse en el Parador pero finalmente fue recibida por las monjas de clausura de la Encarnación.

Se dice en Ávila que Santa Teresa se encarga de alejar las lluvias cuando de celebrar se trata. No fue el caso este domingo en la histórica procesión que ha llevado la imagen de La Santa hasta la Encarnación para conmemorar la Fiesta de la Toma del del Hábito.

 

Ya amenazaba el cielo cuando pasadas las 13.30 horas las cofradías precedían a la imagen de Santa Teresa tallada por Gregorio Fernández a la salida del Convento de la Encarnación. Pocos minutos después, el agua le pillaba en el angosto comienzo de la calle Tres Tazas, pasado el cruce con Vallespín, donde era obligada una incómoda maniobra para colocar a La Santa un plástico protector.

 

La lluvia comenzó a caer de manera torrencial cuando la procesión subía hacia el Parador y obligó a la comitiva a refugiarse en la entrada del hotel. Allí los anderos depositaron la imagen en el suelo para secarla y retirarle la corona, que rasgaba el plástico y permitía la entrada de agua.

 

Cuando se hubo calmado el cielo La Santa volvió a vestir su 'chubasquero' para seguir su camino, a pesar de que la amenaza de lluvia persistía, y la procesión continuó con cierta normalidad hasta que en la Bajada de la Encarnación se decidió de nuevo retirar el plástico para que Santa Teresa de Jesús pudiera encontrarse en todo su esplendor con la Virgen de la Clemencia, que ya la esperaba a la puerta de la Encarnación, y entrar posteriormente en la clausura.

 

Santa Teresa permanecerá allí hasta las 18 horas de este lunes, cuando presidirá la celebración oficial de la Toma del Hábito en una Eucaristía que estará oficiada por el Provincial de Castilla de la Orden del Carmelo, Miguel Márquez. Tras la misa la imagen titular de Santa Teresa de Jesús volverá en procesión a su casa natal.