Sanidad y las Comunidades buscan una 'hoja de ruta' para salir de la crisis con un SNS cohesionado y sostenible

"Los ajustes tienen que producirse en un momento en el que la situación económica en España está en grave riesgo"

Todos los consejeros autonómicos de sanidad asisten este miércoles a primer Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud liderado por la ministra Ana Pastor con actitud constructiva y en busca de consensos. El objetivo es diseñar juntos una 'hoja de ruta' para salir de la crisis y garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS), en el que admiten que habrá que hacer recortes pero que, esperan, sean consensuados y sirvan para preservar el sistema.

En este sentido se ha manifestado el consejero de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, José Ignacio Echániz, para quien lo importante de esta reunión será lograr "establecer acuerdos que permitan avanzar de forma significativa hacia un Pacto de Estado por la Sanidad". "La sanidad es un elemento sustancial de nuestro Estado de bienestar que tiene que ser revisado con mucha inteligencia, con mucho sentido común y con unidad por parte de todos", dice.

A su juicio, "en la sanidad española hay medidas de carácter estructural que tiene que tomar el ministerio, que es competente en esta materia, y otras que son autonómicas" y "si todos avanzamos de la mano, sincronizando esas medidas, serán útiles para todas las comunidades autónomas y para salir de la grave situación económica que atraviesa el país".

Por ello, pide "liderazgo" a Mato para "homogeneizar" el SNS y que tome medidas que sean "buenas para todos". "Lo que hemos vivido en los últimos ocho años ha sido una dispersión absurda de esfuerzos, de iniciativas, donde cada uno ha hecho lo que ha querido y donde, en este momento, hay 17 sistemas autonómicos de salud poco coordinados y a veces, se han hecho cosas incluso contraproducentes en términos de homologan y cohesión del Estado", ha lamentado.

Echániz dice que, a pesar de la crisis, "la cartera de prestaciones no se va a rebajar", sino que se va a buscar acabar con las diferencias de prestaciones que existen en estos momentos a nivel autonómico. No obstante, advierte de que va a haber recortes y que "hay muchas cosas innecesarias y mal hechas en la sanidad que hay que reformar".

"Los ajustes tienen que producirse en un momento en el que la situación económica en España está en grave riesgo, donde ya se ha anunciado que el crecimiento va a ser negativo el próximo año y donde tenemos que hacer muchas cosas con menos dinero. Es evidente que hay que ajustar", asevera.

Según ha avanzado el consejero valenciano de Sanidad, Luis Rosado, Sanidad informará a los consejeros sobre la situación en la que está el pago de facturas pendientes a los proveedores del SNS, un tema que también se debatirá "en los próximos días" en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Dice que, en este CISNS no se trata de poner medidas en marcha ya, sino de elaborar la 'hoja de ruta' para conseguir "cohesión y sostenibilidad" en la sanidad española.

Andalucía, espíritu crítico pero constructivo
Por su parte, la consejera andaluza de Salud, María Jesús Montero, ha asegurado que, como siempre, acude al Consejo Interterritorial "con el espíritu de construcción del SNS", pues a su entender el problema de la crisis no es culpa de el sistema autonómico, sobre todo en sanidad, donde la organización por autonomías es, dice, aporta competitividad al SNS.

"Andalucía siempre acude al Consejo Interterritorial con el espíritu de construcción del SNS y esto es fundamental porque, en los tiempos que corren, con el debate político al que asistimos, tenemos que ser capaces de coordinar sistemas de coordinación, sistemas de cohesión que permitan que las comunidades autónomas colaboren y puedan ir exportando los mejores modelos posibles", afirma.

"Comento esto porque, a veces, se asiste a la discusión sobre la idoneidad del sistema autonómico en el que nos encontramos, donde parece que el problema de la crisis y del desarrollo de las políticas reside en las competencias autonómicas, cosa que en el ámbito sanitario no es así, sino todo lo contrario: uno de los elementos de mayor competitividad del SNS es la articulación de las competencias en las comunidades autónomas", añade.

Los recortes no garantizan sostenibilidad
No obstante, considera que, en crisis, no es momento de crear grupos de trabajo para tratar determinados asuntos de los que ya se encargan comisiones preexistentes durante mucho tiempo. "La creación de estos grupos de trabajo -como el de cartera de servicios-- nos genera un cierto temor de que lo que se vaya a producir sea un recorte en las prestaciones, con lo que Andalucía nunca va a estar de acuerdo y con lo que nunca va a colaborar", sentencia.

También le "preocupa" el debate sobre el calendario vacuna único, pues dice que en el Consejo se va a dialogar sobre una propuesta donde muchas vacunas "se quedan fuera". Aunque no se va a hablar sobre posibles tasas a imponer sobre la receta de medicamentos, Montero dice que "le gustaría que el Ministerio diera su opinión, aunque teme que no será posible, sobre medidas puestas en marcha por determinadas comunidades autónomas, como el cobro del euro por receta de Cataluña, porque tiene dudas sobre la capacidad de Cataluña de imponer esa tasa".

A su juicio, "no se pueden asociar los recortes a la garantía de sostenibilidad, todo lo contrario". "Desde Andalucía pensamos que, cuando alguien decide quitarle derechos a los ciudadanos, quitarle prestaciones, eso no significa garantizar la sostenibilidad porque la mejor manera de mantener el modelo es que los ciudadanos se sientan identificados con el modelo y a veces determinadas prestaciones de las que se puede pensar son superfluas, como las técnicas de reproducción asistida, son tremendamente importantes para las expectativas de las clases medias y creemos que la sanidad debe ser igual para todos", asevera.