Sanidad y las comunidades acuerdan "por consenso" financiar la vacuna de la varicela en bebés

Reunión

 

Con esta decisión, Sánchez Martos ha celebrado que "los padres no se tendrán que ir a Andorra o a Portugal a comprar las vacunas", al tiempo que permitirá tener un control de los niños que se vacunan.
 

Las comunidades autónomas han aceptado "por consenso" la propuesta del Ministerio de Sanidad de financiar la vacuna de la varicela a edades tempranas, en una primera dosis a los 12-15 meses y una segunda a los 3-4 años, y no solo a los niños de 12 años que no hayan pasado la enfermedad como hasta ahora.


Así lo ha avanzado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Sánchez Martos, tras el acuerdo alcanzado durante la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS) que se celebra este miércoles, en la que uno de los puntos del orden del día era el cambio en el calendario de vacunación infantil para modificar la edad de administración de esta vacuna ante las protestas de las sociedades científicas de Pediatría. 


El consejero ha asegurado que la decisión supondrá un gasto para las comunidades de unos 6 millones de euros al año, y en principio no se ha acordado una fecha límite para que lo pongan en marcha. No obstante, en el caso de Madrid el objetivo es que pueda estar en el calendario en septiembre y supondrá un gasto de 600.000 euros, por lo que "hay dinero para afrontarlo". 

 

"Se acaba el turismo vacunal para muchos y aumenta la seguridad de los ciudadanos. Nunca hubo alerta, pero sí incertidumbre. Ahora espero que todas las comunidades respeten el acuerdo", ha defendido Sánchez Martos.


Ante esta nueva decisión, el consejero madrileño ha explicado que las razones de este cambio son "epidemiológicas, de salud pública y sentido común" ya que hay comunidades como Navarra, Ceuta y Melilla que llevaban tiempo vacunando a esa edad y habían conseguido reducir el número de casos.

 

Con esta decisión, Sánchez Martos ha celebrado que "los padres no se tendrán que ir a Andorra o a Portugal a comprar las vacunas", al tiempo que permitirá tener un control de los niños que se vacunan.