Sanidad quiere sacar de la lista de espera a 10.000 pacientes antes de 2020

Operación, Cirugía

Sacyl espera reducir un 32% las listas de espera quirúrgicas con un sistema para atender antes de 72 horas los casos graves que se detecten en las consultas externas. Se fijará un objetivo para cada centro y una comisión revisará semanalmente las listas de espera.

La reducción de un 32 % en lista de espera quirúrgica y el establecimiento de una demora máxima de 72 horas ante la sospecha de potencial gravedad en el caso de consultas externas y pruebas diagnósticas son los objetivos fundamentales establecidos por la Consejería de Sanidad en el Plan Estratégico de Eficiencia y de Control y Reducción de las Listas de Espera del Servicio de Salud de Castilla y León, al que ha bautizado con el nombre de Perycles, el histórico político y estratega griego, y cuyo plazo de desarrollo abarca hasta diciembre de 2019. En Atención Primaria, el compromiso es que la demora ordinaria no supere las 48 horas.

 

La puesta en marcha de este Plan busca establecer una hoja de ruta en la que ya se está trabajando para mejorar las listas de espera y las demoras, priorizar a los pacientes en función de su gravedad y de su urgencia y conseguirlo de forma eficiente y sostenible, con los medios actuales, aportando siempre una información adecuada, clara y transparente a los pacientes. Las líneas de trabajo giran en torno a cinco objetivos con más de 25 indicadores principales, que son: disminución de las demoras y listas de espera, gestión de la demanda, priorización de pacientes, compromiso e implicación de los profesionales e información transparente.

 

Sin duda, el Objetivo 1 de disminución de las demoras y las listas de espera es la esencia de Perycles pues, sea cual sea el problema de salud, el hecho de que el paciente espere para ser diagnosticado y tratado o intervenido siempre genera una situación de incertidumbre. Para evitar en la medida de lo posible estas situaciones, la Gerencia Regional de Salud se ha planteado unos objetivos factibles y asumibles para su desarrollo a lo largo de estos cuatro años que, en el caso de la lista de espera quirúrgica, parten del cumplimiento de las garantías de espera máxima reguladas por Real Decreto -RD 20139/2011, de 15 de julio, y RD 29/2012, de 26 de julio-.

 

El plan insiste también en la necesidad de priorizar la atención en función de la gravedad de los casos y no solo de acuerdo al tiempo de demora en la lista de espera, por lo que se seguirá exigiendo el escrupuloso cumplimiento de los criterios de inclusión de pacientes en cada prioridad clínica. Asimismo, se trabajará para optimizar los tiempos dentro de los quirófanos, cuyo rendimiento deberá ser igual o mayor al 76 %. Y se reducirán al mínimo las suspensiones quirúrgicas, para lo que se establecerá un procedimiento de justificación de las mismas por causas ajenas al paciente.

 

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS POR CENTRO

 

El planteamiento del eje central de este Plan Estratégico, la reducción del número de pacientes en lista de espera quirúrgica y de las demoras medias, establece objetivos específicos para cada centro, teniendo en cuenta la idiosincrasia de cada uno de ellos. Pero, en términos generales, la finalidad es reducir el número de pacientes en lista de espera en un porcentaje que oscila entre el 2,5 % y el 10 % anual, con evaluación semestral y asunción de nuevos objetivos para el siguiente periodo y así sucesivamente; y de forma semestral durante los cuatro años de vigencia de Perycles.

 

En datos globales, se pretende pasar de los 33.212 pacientes en lista de espera quirúrgica, a fecha de 31 de marzo de 2016, a los 22.500, el 31 de diciembre de 2019, lo que significaría una reducción del 32,2 %. En cuanto a la demora media, el Plan se marca como objetivo pasar de los 85 días actuales a 65 cuando finalice 2019, lo que supone una disminución del 23,5 %.

 

Además, con el fin de mantener un control exhaustivo de las listas de espera quirúrgicas y de sus posibles incidencias, todos los centros tendrán que disponer de una Comisión de Programación Quirúrgica que semanal o quincenalmente revise la lista de espera así como la actividad realizada, rendimientos de quirófano, suspensiones y la programación propuesta para el siguiente periodo. Esta comisión contará con la participación de miembros de la Dirección Médica y de la Dirección de Enfermería, Admisión y personal de Anestesia o jefes quirúrgicos.