Sanidad implantará en noviembre la detección precoz de cáncer de colon entre 65 a 69 años

 Antonio María Sáez Aguado

Se extenderá progresivamente a pacientes de entre 50 y 69 años para alcanzar el total de cobertura en 10 años.

La Consejería de Sanidad implantará en todo el sistema castellanoleonés las pruebas de detección precoz de cáncer de colon en el mes de noviembre para los pacientes de 65 a 69 años, para su extensión progresiva a la población de entre 50 y 69, que actualmente es de 608.520 personas.


Así lo ha expresado este martes el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, quien ha recordado que el compromiso alcanzado en el último Consejo Interterritorial de Salud es la total implantación de este programa en un periodo de diez años, cuando se cubriría a la población objetivo (de entre 50 y 69 años).

Sáez Aguado se ha expresado así minutos antes de comenzar la reunión del Consejo Castellano y Leonés de Salud, que sustituye al anterior Consejo Regional de Salud y ha celebrado este martes su reunión constitutiva, en la que ha abordado diferentes temas.

Entre otras cuestiones, se ha informado de la implantación progresiva --se va reduciendo el tramo de edad de cinco en cinco años-- de este programa de detección de cáncer de colon tras su pilotaje en Medina del Campo (Valladolid) y Soria.

La prueba consiste en la detección de sangre en heces, tiene un coste de 3,96 euros y se estima en un 7 por ciento los positivos que se podrían detectar entre la población de 65 a 69 años, aunque es inferior en el resto de tramos de edad que se incluirán en el programa.

El consejero ha explicado que, en caso de positivo, se practicaría una colonoscopia par comprobar si hay algún problema, lo que tendría un coste de 404 euros por persona.

CAMBIOS EN PRESTACIONES

Esta es una de las prestaciones que se incluyeron en la cartera básica de salud, junto a otras los cambios en la reproducción asistida, el cribado neonatal de algunas enfermedades --se incluyen cuatro nuevas-- y algunas modificaciones en el cribado de cáncer como la modificación de edades en el 'screening' y detección de cáncer de mama o el citado de colon.

En el caso del cribado neonatal de algunas enfermedades, cuya introducción han recomendado los expertos, su diagnóstico requiere espectrometría de masas, tecnología que supone una inversión inicial de 400.000 euros y un mantenimiento de unos 70.000 al año.

Además de informar sobre estas cuestiones, el Consejo también ha abordado el proyecto de orden que "se aprobará pronto" en el que se regula la atención continuada de las oficinas de farmacia, es decir, las "farmacias de guardia", de manera que se establecen determinados tramos horarios de mínimos a los que pueden optar, los productos de obligada dispensación o su concentración en función de las diferentes áreas de salud, con atención a criterios de población y accesibilidad.

Sáez Aguado ha incidido en que se trata de reforzar la idea de que hay medicamentos que se dispensan en los propios centros de salud en Atención Primaria, de forma que se tiene garantizado el acceso a medicamentos también en situaciones de guardia.

El nuevo Consejo de Salud ha recibido también información sobre el último barómetro sanitario de 2012 del Ministerio de Sanidad o sobre el estudio de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, que sitúa a Castilla y León entre los cinco mejores sistemas autonómicos. Asimismo, se ha informado sobre el proyecto de decreto que regulará el Área de Salud de Valladolid y el de gestión clínica.

REUNIÓN CONSTITUTIVA

Esta reunión ha supuesto la constitución del Consejo Castellano y Leonés de Salud en sustitución del Consejo Regional que había hasta ahora, el cual simplifica así sus órganos de participación.

Este nuevo órgano asume las funciones que desarrollaban el Consejo Regional de Salud y el Consejo General de la Gerencia Regional de Salud y aumenta de 34 a 49 el número de miembros del pleno para ampliar la participación de colectivos ciudadanos en la sanidad, las organizaciones de la discapacidad y las representativas del movimiento vecinal (entran a formar parte la Confederación de Asociaciones de Vecinos, Cermi Castilla y León y la Federación de Diabéticos en representación de pacientes).

El consejero ha explicado que así se da impulso a la participación de los sectores de la sociedad en la definición y orientación de las políticas sanitarias de la Comunidad mediante un órgano con algunas funciones específicas de información sobre programas o presupuestos, por ejemplo.

En concreto, el nuevo reglamento del Consejo redefine sus funciones, que se centran en asesorar y formular propuestas a los órganos de dirección y gestión del sistema de salud de Castilla y León en materia sanitaria, a iniciativa propia o a petición de los referidos órganos; informar sobre necesidades detectadas y proponer prioridades de actuación, velando por el uso eficiente de los servicios públicos; y conocer el anteproyecto del Plan de Salud, las modificaciones del mapa sanitario, el anteproyecto del presupuesto de la Gerencia, etcétera.

Además de la ampliación del número de representantes en el plenario, el Consejo cuenta con una Comisión Permanente compuesta por 14 integrantes que ejercerá las funciones que en ella delegue el pleno, todo ello con el fin de disponer de un órgano más reducido y ágil para el tratamiento de cuestiones más centrada en ámbitos de gestión.