Sanidad diseña un protocolo para proteger a las trabajadoras durante el embarazo y la lactancia

La Gerencia Regional de Salud ha elaborado un protocolo específico destinado a la protección de las trabajadoras durante el embarazo y la lactancia, de manera que a partir de ahora todos los centros de SACYL tendrán un procedimiento homogéneo en la prevención de riesgos laborales para este colectivo.

El primer objetivo de este protocolo será disponer de un modelo estandarizado de relación de puestos de trabajo exentos de riesgo, de manera que las trabajadoras puedan elegir alguno de ellos si el desarrollo de su embarazo o el tiempo de lactancia así lo aconsejan.

 

Para ayudar a la trabajadora en la toma de decisiones se tendrán en cuenta tanto la evaluación específica de riesgos como las condiciones y características individuales de la mujer. No se trata de eximir del trabajo a la embarazada o lactante por el mero hecho de estarlo, sino de garantizar su protección frente a los posibles riesgos, adoptando las medidas preventivas oportunas y procediendo a la adaptación o cambio de puesto de trabajo si se precisara, utilizando para ello criterios objetivos y realizando una valoración personalizada.

 

Para el diseño de las medidas de protección se ha contado con la participación tanto de los integrantes de los servicios de Prevención de Riesgos Laborales de las Áreas de Salud como de los representantes de los trabajadores, que han realizado aportaciones al documento inicial de la Dirección General de Recursos Humanos de SACYL.

 

Gracias a este protocolo todos los centros de trabajo de la Gerencia Regional de Salud tendrán un mismo sistema para ayudar y proteger a la profesional embarazada.

 

Los servicios de Prevención de Sacyl hicieron el año pasado un total de 319 estudios sobre trabajadoras especialmente sensibles por su situación de embarazo, en aplicación del artículo 26 de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales.