Sanidad ahorrará 168 millones este año con medidas como la renegociación de contratos y rebaja de conciertos

El consejero se compromete a no cerrar centros ni servicios en Atención Primaria y hospitales y a mantener retribuciones

La Consejería de Sanidad ahorrará este año un total de 168 millones de euros de los 366 millones anunciados por la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, para el conjunto de la Región con la puesta en marcha de una serie de medidas como la renegociación de los contratos de prestación de servicios en limpieza, mantenimiento y seguridad, con una reducción de costes del 10 por ciento, o la rebaja "sustancial" de los conciertos con los centros privados por un valor de 16 millones de euros en 2012 (30 millones de euros en un año completo) para incrementar la actividad en los centros públicos con medios propios.

Así lo ha anunciado el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, en una comparecencia a petición propia en las Cortes para explicar las medidas de ajuste en materia de Sanidad entre las que ha destacado la reordenación de las estructuras administrativas con criterios de eficiencia y de calidad para lo que se procederá a la liquidación de la Fundación para la Calidad y la Acreditación Sanitaria, funciones que se asumirán con recursos propios.

Además, se reducirá la estructura de los servicios centrales de la Consejería con una disminución del 20 por ciento de las unidades con rango de servicio; se integrará en un solo organismo la Gerencia de Salud de área y los servicios territoriales de sanidad, y se integrarán progresivamente las gerencias de atención primaria y especializada como se hace ya en Soria y en Valladolid Oeste.

En materia de recursos humanos, Sáez Aguado ha propuesto una reordenación territorial de los recursos en atención primaria con tres criterios, mantener el número de profesionales, "el más elevado de toda España", según ha recordado; equilibrar las cargas asistenciales entre las distintas zonas básicas de salud y mantener los "elevados" niveles de atención en los centros de salud y en los consultorios locales.

El consejero propondrá también a los sindicatos un plan de ordenación que permita facilitar las jubilaciones de los profesionales a partir de los 65 años y, especialmente, a partir de los 67 años para integrar en las plantillas a jóvenes profesionales hoy vinculados al sistema con contratos temporales.

Reordenación de los servicios de urgencia en Atención Primaria, integrar los recursos de los centros de emergencia con los centros de guardia en atención primaria y agrupación de los puntos de urgencia en los ámbitos urbanos y periurbanos son otras de las medidas anunciadas por el consejero que ha reconocido que el aumento de la jornada laboral para los profesionales de la Sanidad permitirá eliminar los gastos en peonadas y reducir en un 15 por ciento las necesidades de sustituciones.

En conjunto, Sáez Aguado ha cifrado el ahorro de las medidas en el capítulo I de 81 millones de euros en un año completo, 45 millones en 2012.

En el capítulo II, donde Sanidad se ahorrará 46 millones de euros/año (24 en 2012), el consejero se ha comprometido a acelerar la centralización de compras, con especial atención a las prótesis, con un coste anual de 70 millones de euros; el funcionamiento de los laboratorios que se organizarán en red para evitar derivaciones a otros laboratorios privados-concertados, y la compra de medicamentos por los servicios de farmacia hospitalaria.

Suprimir la manutención en las guardias
Del mismo modo, Sáez Aguado propondrá a los sindicatos suprimir el pago de la manutención en las guardias, lo que permitirá un ahorro de 5,5 millones de euros.

El consejero de Sanidad se ha comprometido a mantener los 30 días de espera máxima para las intervenciones quirúrgicas de carácter oncológico y de cirugía cardiaca mientras que se adaptará la garantía de demora a los tiempos establecidos para el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

Respecto al capítulo IV, el titular de Sanidad ha apostado por reducir con carácter general en un 15 por ciento las subvenciones y aportaciones a convenios, donde se incluyen las medidas de prestación farmacéutica, y ha admitido que tendrá que renunciar a algunas de las inversiones previstas, con una reducción de 51 millones respecto a 2011, una información que detallará en la presentación de los presupuestos de 2012 si bien ha adelantado que muchas de ellas se vincularán al desarrollo de las tecnologías de la comunicación como la historia clínica electrónica o la receta electrónica.

Sáez Aguado ha anunciado también medidas para el incremento de los ingresos como el incremento del 5 por ciento en los precios públicos y la mejora en la gestión de cobro frente a terceros obligados al pago.

Otros cambios estructurales
Estas medidas, ha aclarado, irán acompañadas de otros cambios estructurales que se cuantificarán en el medio plazo y entre los que ha citado una estrategia de atención a pacientes crónicos para mejorar su atención, adaptar la organización a su realidad y generar nuevos ahorros, los procesos de integración en atención primaria y especializada y un proyecto estratégico para dar mayor autonomía y capacidad de decisión a los profesionales con una organización autónoma de su trabajo, único concepto presupuestario con incrementos sostenidos en el tiempo.

El consejero, que se ha referido a estas medidas como "razonables" y "compatibles" con el cumplimiento de los objetivos del déficit y con la garantía de la sostenibilidad de la sanidad pública, ha aprovechado la ocasión para reiterar que en Castilla y León no se va a cerrar ningún centro ni servicio ni en atención primaria ni en los hospitales al mismo tiempo que ha garantizado que se mantendrán las retribuciones de los profesionales.

"Podemos hacerlo porque en época de bonanza hemos podido mejorar nuestras infraestructuras y tecnologías y dimensionado adecuadamente las plantillas con una tasa de especialistas un 42 por ciento superior a la media nacional mientras que las de las enfermeras las supera en un 32 por ciento", ha defendido el consejero, que se ha mostrado convencido de la posibilidad de afrontar el futuro con garantías corrigiendo ineficiencias para evitar recortes como los que se han producido en otros territorios, según ha admitido.

Sáez Aguado se ha referido también al Real Decreto aprobado por el Gobierno de la nación con medidas de ahorro en gasto farmacéutico que en el caso de Castilla y León ha cifrado en 105 millones de euros para un año completo, 66 millones en el presente ejercicio.

Según ha reconocido, se trata de unas medidas necesarias ante la "gravedad" de la situación económica lo que exige un esfuerzo colectivo. "Nos hubiera gustado no adoptar algunas de las medidas pero un Gobierno responsable tiene la obligación de decir la verdad y afrontar la situación", ha sentenciado Saez Aguado para quien no se puede cerrar los ojos y mirar para otro lado, como si se viviera en épocas de bonanza.