Sanidad acuerda con las comunidades que la vacuna de la varicela sea de uso hospitalario

Vacuna

El Ministerio de Sanidad ha acordado con las comunidades autónomas que la vacuna de la varicela 'Varivax' pase a considerarse de uso hospitalario para así "garantizar" que se administra en función de los criterios del calendario vacunal del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Así lo han confirmado a Europa Press la directora general de Salud Pública del Ministerio, Mercedes Vinuesa, tras la reunión con los directores de salud pública de las comunidades que se ha celebrado este miércoles para analizar la polémica que ha surgido desde hace meses con esta vacuna, después de que se limitara su venta libre en oficinas de farmacia.

En la reunión se han ratificado los criterios de administración de la vacuna que ya acordaron Sanidad y las comunidades hace un año durante la elaboración del calendario de vacunación infantil, que recomienda su uso en niños de 12 años que no han pasado la enfermedad o en aquellos casos de riesgo, bien por padecer una enfermedad que les haga más sensibles a la varicela o bien por estar en contacto con un paciente vulnerable.

Además, se ha acordado que la vacuna pase a ser de uso hospitalario, por lo que será la autoridad sanitaria, en este caso las comunidades, las que decidan en qué centros sanitarios públicos podrá administrarse "para así poder controlar su uso", ha explicado Vinuesa.

Esta limitación hará que la vacuna sólo esté disponible para "cualquier médico que la requiera" en hospitales o en centros de salud, ha aclarado la directora general de Salud Pública, pero "siempre primando el criterio poblacional y no el criterio individual".

Esto hará que se administre bajo los mismos criterios en todo el SNS, lo que impediría su adquisición en las oficinas de farmacia de Navarra, Ceuta y Melilla como hasta ahora.

Vinuesa ha argumentado que la venta libre de la vacuna en oficinas de farmacia había propiciado que actualmente en España la cobertura de vacunación de la varicela oscilara entre un 50 y 70 por ciento, si bien no hay datos oficiales "precisamente porque se estaba vacunando sin la indicación de las autoridades sanitarias".

En cualquier caso, ha añadido, este porcentaje era elevado ya que las autoridades internacionales establecen que una cobertura de entre el 40 y 80 por ciento puede generar "incertidumbre" y propiciar que la enfermedad se desplace a la población adulta". "Y la enfermedad es benigna en niños pero en adultos puede causar graves complicaciones", ha advertido.

El objetivo último, ha aclarado Vinuesa, es "preservar la salud de la población", y por ello ha pedido "calma" a aquellos padres que habían mostrados su preocupación por los problemas de acceso a la vacuna. "Las autoridades sanitarias siempre piensan en lo mejor para sus ciudadanos", ha insistido.