Sanidad aclara que "sí se aplicará el aumento de jornada" a los médicos, pero "se negociará en cada centro"

Sáez Aguado insiste en el "carácter temporal" de estas medidas y se compromete a "reconocer" el Solape de jornada en el futuro
El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado ha aclarado que el aumento de la jornada laboral a los trabajadores públicos incluido en la Ley de Medidas aprobada por las Cortes de Castilla y León "sí se aplicará a los médicos", aunque la forma en que se distribuirán las 2,5 horas más a la semana "se negociará en cada centro".

Sáez Aguado se ha dirigido por carta a los 36.000 trabajadores de Sacyl para explicar el modelo previsto para dicha ampliación de jornada, cuyo objetivo "esencial" es "generar ahorros" que permitan "afrontar la difícil situación económica y presupuestaria" y "contribuir a la sostenibilidad" de la Sanidad pública.

En declaraciones realizadas a Europa Press, el consejero ha justificado la misiva por la "necesidad" de "aclarar" a los profesionales "ciertas interpretaciones un poco extrañas" sobre la forma en que se iba a aplica esta Ley de Medidas, como "que no se iba a aplicar a los médicos el aumento de jornada".

Por ello, Sáez Aguado ha insistido en que todos los profesionales de la Sanidad castellanoleonesa deberán cumplir con las 37,5 horas semanales, aunque la distribución del aumento "se negociará en cada centro" entre un representante de la Consejería y los propios facultativos.

Así, ha puesto como ejemplo un centro de salud en el medio rural donde "a lo mejor no es necesario que sus profesionales trabajen por la tarde y puede emplearse en otra cosa". A su vez, ha subrayado la "reversibilidad" de la medida para "volver a las 35 horas en cuanto la situación económica lo permita", concretamente cuando el PIB de la Comunidad crezca un "compromiso" de la Junta a pesar de que "no figura en la Ley".

Criterios
En el comunicado remitido a los trabajadores se explica también que con esta regulación se cumplen "los cuatro criterios" propuestos por la Consejería de Sanidad para la ampliación de la jornada, como son "que se aplique a todas las profesiones y categorías laborales; que permita incrementar la actividad ordinaria de los centros; que se realice con las menores incomodidades posibles, y que permita ahorros en la gestión diaria derivados de la realización, dentro de la jornada ordinaria, de actividades antes remuneradas específicamente", tales como autoconcertación, módulos, acumulaciones o peonadas, así como evitando la sustitución en el régimen de turnos.

De esta forma, el consejero ha reiterado el "compromiso" de "no modificar las actuales condiciones laborales", ante lo que "se mantienen los horarios de mañana", salvo en la ampliación de 2,5 horas semanales, las cuales deberán realizarse en algunas tardes o sábados por la mañana.

La planificación, que se regulará mediante Orden de la Consejería de Sanidad, se hará, según Sáez Aguado, por las direcciones de los centros "en función de las necesidades asistenciales de cada uno y previa consulta con los órganos de participación de los trabajadores" para que "sean ellos quienes digan cómo prefieren desarrollar ese aumento".

También se mantienen los actuales horarios de las guardias --de 15 a ocho horas, los días laborables y de 24 horas, los festivos--, y se elimina la previsión inicial de una jornada especial para los servicios de urgencia y unidades de cuidados críticos.

No obstante, el consejero ha advertido de que la acumulación de estos turnos supone una reducción de la jornada ya que se trata de "horas ponderadas", situación que también se aplica a los enfermeros.

Enfermería
Precisamente, en el sector de enfermería, Saéz Aguado ha recordado que la orden que aprobará su departamento para desarrollar dicha legislación reconocerá "de forma expresa" la realidad del denominado solapamiento o entrega de servicio, aunque sus efectos o compensaciones "se condicionarán a la recuperación de la situación económica".

"No lo reconocemos a todos los efectos, pero sí lo hacemos de cara al futuro", ha añadido al tiempo que ha indicado que, mientras tanto, se darán instrucciones para que "se compense el exceso horario que pueda derivarse del cambio de turno", siempre que "no se generen nuevas necesidades de sustitución".

En la carta se explica que la Consejería de Sanidad está trabajando en otras medidas de ahorro que incluyen la reducción de la estructura administrativa de sus servicios centrales -disminuirán un 20%-, de las fundaciones vinculadas a la sanidad y de los puestos directivos de las gerencias, que serán reordenados con criterios de austeridad y eficiencia.

Por último, en el escrito enviado a los trabajadores de Sacyl se recuerda que la Gerencia Regional de Salud "trabaja en una iniciativa" para "incrementar la autonomía de gestión" de los centros y servicios sanitarios, proyecto que facilitará a los profesionales "mayor capacidad de decisión sobre la organización de su actividad profesional" y que "impulsará la gestión clínica para garantizar la sostenibilidad de la sanidad pública en Castilla y León".