Sangre, sudor y lágrimas para una Liga

Final de infarto para Perfumerías Avenida, con unos tiros libres de Marginean que no perdonó y un intentó triple de Girona que no entró y hubiera forzado la prórroga.

FICHA DEL PARTIDO

 

60 PERFUMERÍAS AVENIDA (24+14+11+11): Leonor Rodríguez 3, Silvia Domínguez 6, Alana Beard 12, Vanessa Gidden 6, Astou Ndour 12 -cinco inicial-, Ewelina Kobryn 7, Jacki Gemelos 5, Gabriela Marginean 9. 

 

57 SPAR CITYLIFT GIRONA (8+16+16+17): Chrissy Givens 14, Noemí Jordana 3, Adrijana Knezevic 8, Artemis Spanou 12, Naignouma Coulibaly 15 -cinco inicial-, Vita Kuktiene 3, Italee Lucas 2. 

 

ÁRBITROS: Juan Manuel Uruñuela Uruñuela y Jorge Muñoz García. Sin eliminadas.

 

INCIDENCIAS: Tercer partido de la final de la Liga Femenina disputado en el pabellón de Würzburg de Salamanca. Lleno.

Perfumerías Avenida se metió en el partido definitivo como lo debe hacer un equipo que quiere ganar, con los ojos inyectados en sangre y yendo a por el aro si como en cada acción fuera la vida. Muchas cosas cambiaron respecto a los dos primeros duelos y no sólo que Avenida mandó desde el minuto uno. Ortega puso en pista de inicio a Gidden y Ndour y eso se notó no sólo porque esta vez el rebote fue claramente para el equipo local sino porque liberó a una Ndour y hizo seis minutos perfectos con diez puntos y cuatro rebotes.

 

De su mano y desde la defensa Avenida consiguió poner tierra de por medio y obligó con apenas tres minutos de juego disputados a que Fernández solicitara su primer tiempo muerto. De la primera a la última jugadora metidísimas en el partido llegando incluso a no dejar a su rival ni siquiera mirar al aro. Con 16-6 Ortega empezó a rotar y esta vez el nivel de intensidad no bajó porque en defensa se seguía funcionando y eso permitía salir con velocidad en ataque para no tener que enfrentarse a la zona de Girona. Leo Rodríguez puso el 24-8 con un triple y la distancia pudo aumentar si el último lanzamiento sobre canasta hubiera entrado.

 

Difícil mantener un ritmo así y más que Girona siguiera sin encontrar el aro, cosa que sucedió de la mano de Kuktiene que con un triple y una canasta de dos acercó a su equipo, 26-13, y eso provocó que Ortega parara el partido para redefinir conceptos en ataque, donde se habían errado tres seguidos, y defensa porque en el banquillo visitante se apretaba a los árbitros y era previsible que comenzaran a caer las faltas. De hecho una falta fue pitada a las visitantes por cinco que acumulaban las locales con ocho minutos de cuarto disputado. Significativo.

 

 

De vuelta del tiempo muerto triple de Gemelos para dar confianza en el trabajo que se asentó más aun porque si una jugadora de la categoría de Alana Beard llega a esta final como lo ha hecho la norteamericana es muy difícil pararla. Robos, canastas y defensa que permitieron a Avenida situarse por primera vez por encima de los veinte puntos, 34-13. En ese momento lo fundamental  ya sí que parecía no desesperarse porque Girona apuntaba a que iba a jugar al límite con Coulibaly como puntal forzando la situación en la zona y Givens por fuera. Sus puntos dieron aire al equipo cuando el encuentro se ponía a tres del descanso, 36-22.

 

Se cerraba la defensa visitante y los tiros de Avenida no entraron durante varios ataques porque la tensión empezaba a pesar pero la que desatascó la situación fue Silvia Domínguez que con una canasta sobre la bocina pues el esperanzador 38-24.

 

Se reanudó el partido y llegaron esos minutos en los que todo equipo debe saber sufrir para sacar adelante un partido. Girona, mucho más entonado consiguió un parcial de 2-7 que le metía por debajo de los diez puntos. Ahora era Coulibaly la que se imponía en la zona y la defensa de Girona la que ponía en serios aprietos las opciones de anotar de Avenida que además perdía balones en acciones en las que salía claramente al contraataque. 

 

 

Cada canasta era un sufrimiento mientras los minutos avanzaban. Quince para el final y Avenida once arriba con la cuarta de Coulibaly que, sin embargo, se quedaron en seis con 3'42" gracias a los puntos de Spanou un para acabar el tercer cuarto. En la zona de Girona ni una falta -si no era en ataque-, y sí en la de Avenida y esos puntos daban confianza al equipo visitante plenamente metido ya en la lucha por el título. De igual a igual. 

 

Dos canastas seguidas de Kobryn y Beard frenaron un poco la remontada pero el partido ya se movía en el pañuelo que se desenreda con una pérdida o una canasta oportuna. Robo de Girona y se entró en el último minuto del cuarto con seis para Avenida, nueve después de triple de Marginean.  

 

Con ese 49-40 había que afrontar los últimos diez minutos del partido. Los últimos diez minutos de la Liga. Pocas veces ha sido tan importante empezar bien un cuarto y lo hicieron los dos equipos anotando. La mano caliente la tenían Gidden, por Avenida, y Spanou y Coulibaly en las filas de Girona que seguía sumando puntos desde el tiro libre. Lo que condenó a Avenida en tierras catalanas daba vida a su rival en Würzburg.

 

A cinco minutos para el final el equipo almantino ya en bonus. Su rival sin una falta en contra en un partido de tanta tensión... Tiempo muerto y con -como no tiros libres para Girona-, 55-48 a favor de Avenida que debía mantener la cabeza fría, aunque la pérdida de un balón por parte de Beard provocó el pánico con el 55-51. Una canasta sobre la bocina puso el 55-53. De locos. 

 

Final de infarto, con tiros libres fallados por parte de Girona, dentro sin embargo los dos de Marginean -tenía que ir al 4,75 la jugadora con la mano más infalible de Europa-, que a alguno hizo recordar la sangre fría de Le'coe Willingham en la última Liga azulona. No perdonó y el posterior intento triple de las catalanas para forzar la prórroga que no entra. ¡LA LIGA!

Noticias relacionadas