Sánchez Cabrera asegura que la celebración de la misa no merma los servicios de la Diputación

Recuerda que la asistencia es "libre y voluntaria" para los trabajadores y recomienda a Rubén Arroyo que deje su cargo si no se siente orgullosos de representar los intereses de los municipios.

El presidente de la Diputación Provincial de Ávila, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha asegurado este viernes que "no hay ningún trabajador de la Institución que vaya a dejar de cumplir sus funciones por asistir" a la misa celebrada en honor a Santa Teresa de Jesús, en respuesta a la petición formulada por el grupo de Trato Ciudadano.

 

Ante las críticas de Rubén Arroyo, de quien Sánchez Cabrera ha dicho que "se esconde bajo la marca de Trato Ciudadano pero en realidad es Podemos", el presidente ha manifestado que "el equipo de Gobierno solo hizo un anuncio de la celebración para que los trabajadores lo conocieran, pero en ningún momento se ha obligado a nadie, la asistencia es libre y voluntaria".

 

El presidente ha recordado que esta misa "es tradición desde hace décadas" y ha indicado que "nosotros somos defensores de las tradiciones que son para bien, como esta, y seguiremos celebrando esta misa mientras el Grupo Popular siga gobernando".

 

"Yo particularmente soy católico y me siento muy orgulloso de serlo, pero eso es a título personal", ha añadido Sánchez Cabrera, quien ha precisado que "las instituciones deben honrar y reconocer a aquellas personas que han trabajado por nuestra tierra como Santa Teresa".

 

Con respecto al posicionamiento en contra de la existencia de las Diputaciones manifestado por Arroyo, el presidente provincial ha recordado que "nadie le obliga a ser diputado, si no se siente orgulloso de representar a los abulenses y defender los intereses de los municipios de Ávila, puede dejar su cargo y ser coherente con lo que piensa. Y si no, que se ponga a trabajar, que es lo que hacemos todos los diputados todos los días en esta Institución".

 

 

Noticias relacionadas