Sánchez afea a Iglesias su soberbia con IU y dice que los gobiernos del PSOE no necesitan que Podemos les diga qué hacer

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha acusado al de Podemos, Pablo Iglesias, de actuar con "soberbia y prepotencia", especialmente con IU, y le ha subrayado que los gobiernos socialistas van a trabajar para fortalecer los servicios públicos sin necesidad de que Iglesias les diga lo que tienen que hacer.


En una entrevista en La Sexta recogida por Europa Press, Sánchez ha respondido así a unas palabras de Iglesias en las que éste le aconsejó "prudencia" y le avisó de que "en el momento en que (el PSOE) vuelva con el PP", Podemos romperá los acuerdos alcanzados con los socialistas en el nivel autonómico.

"Que me pida a mí Pablo Iglesias prudencia con ese tono me parece un tanto aventurado y audaz", ha ironizado Sánchez, y acto seguido le ha reprochado su actitud con IU --por la que el líder de Podemos se ha disculpado-- y le ha pedido "respeto a los votantes" de ese partido.

El líder socialista le ha dicho a Iglesias que si un gobierno como el del socialista asturiano Javier Fernández hiciese lo que pide Podemos y girase 180 grados "se parecería al de Madrid", y ha insistido en que el PSOE, aunque ha pactado con Podemos varias investiduras en toda España, va a aplicar su programa de Gobierno.

Sánchez no se ha movido un ápice a la hora de explicar por qué el PSOE ha pactado con Podemos tras haber proclamado que no pactaría con el populismo y ha insistido, una y otra vez, en que ahora ya los de Pablo Iglesias no llaman "casta" al PSOE y han comprobado sobre el terreno que no están por una "gran coalición" con el PP.

Y además, ha avisado de que populismo también son las palabras de la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, acusando a la hoy alcaldesa, Manuela Carmena, de "hacer soviets en los distritos de Madrid".

Sánchez ha evitado referirse a Podemos como "monaguillos" de Venezuela, como dijo el expresidente socialista Felipe González, pero sí ha instado a sus dirigentes a explicar "ya" sus vínculos con el país que preside Nicolás Maduro.

PRÓXIMA REUNIÓN CON LA MUJER DE LEOPOLDO LÓPEZ

El jefe de la oposición, que ha anunciado que el miércoles se reúne con la mujer del opositor encarcelado Leopoldo López, ha dicho que los líderes de Podemos no son "tan contundentes" como a él le gustaría con el hecho de que haya presos políticos en Venezuela.

Es más, ha aludido veladamente al cofundador y exdirigente del partido Juan Carlos Monedero al decir que "ojalá" que el hecho de que algunos miembros del partido hayan recibido dinero de Venezuela no les haga ser menos contundentes a la hora de reclamar libertad y democracia en el país.

A su modo de ver, Podemos tiene también que comprender el mensaje que han lanzado los ciudadanos el 24M, "que no es rupturista sino de arreglar lo que no funciona". "Si están dispuestos a reformar y no a romper nos podríamos entender", ha añadido.

Con ese argumento ha respondido también a las críticas de Iglesias por haber comparecido junto a una bandera de España gigante, y también a las de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Según ha dicho, con la bandera quiso dejar claro que hay una forma de entender España que no es ni la del PP ni la de los que creen que "la democracia del 78 es un régimen corrupto".

"No estamos ni con los que plantean inmovilismo ni con el rupturismo", ha afirmado. Sánchez no cree que el gesto causase malestar en el PSC y ha recordado las palabras de su primer secretario, Miquel Iceta, que dijo que con una bandera tan grande se veía mejor el escudo, que es el símbolo más federal.

Sánchez no ha querido precisar si replicaría los pactos de izquierdas en el Congreso de los Diputados en caso de que el PP gane las generales sin mayoría absoluta y el PSOE fuese segunda fuerza, y se ha limitado a subrayar que los socialistas pueden ganar al PP, que son los únicos que pueden hacerlo y que se han puesto en esa situación sólo en un año (desde que él fue elegido).

"Salimos a ganar", ha insistido, y a partir de ahí el PSOE puede entenderse, sobre políticas, con fuerzas como IU o Podemos pero también con el PNV o con Ciudadanos.