San Nicolás vuelve a lucir su Noria de Sangre

El alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, ha inaugurado el recién rehabilitado monumento de mediados del siglo XVIII junto a la arquitecta municipal encargada de redactar el proyecto, Cristina Sanchidrián, los 21 alumnos del Programa Dual que se han encargado de llevar a cabo las obras, y representantes de los vecinos del barrio de San Nicolás, que fueron los que reivindicaron  su puesta en valor.

El alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, ha inaugurado la restaurada noria de sangre de San Nicolás, que ya luce para el uso y disfrute de los abulenses siendo habilitado como un parque de uso público, junto a la arquitecta municipal y redactora del proyecto, Cristina Sanchidrián, los alumnos del Programa Dual encargados de llevar a cabo las obras, y vecinos del barrio.

 

Paran su rehabilitación se ha contado con 21 alumnos del Programa Dual, que durante casi seis meses de trabajo han realizado diferentes tareas tanto en el propio monumento como en su entorno. Tal y como explicó Sanchidrían, para su puesta a punto “primero se ha hecho una limpieza y un desbrozamiento de toda la parcela”, para después, en la noria “juntar toda la piedra, limpiándola y poniéndola en valor”, además de que “se ha arreglado, porque se estaba deteriorando con el paso del tiempo”. Todo ello, según indicó, “con más del 90% del material reciclado”, lo que “supone un trabajo aún más delicado, ya que es más difícil de encajar”.

 

Además de estos primeros pasos, Sanchidrián explicó que “había una zona que era un aljibe que no se ha podido recuperar”, pero sí se ha recuperado “otra zona que estaba pavimentada y se ha vuelto a pavimentar con piedra antigua”. Junto a ello, “se ha colocado un itinerario que se puede recorrer de tierra compactada con resina para que tenga mayor durabilidad” y “se han colocado unos bancos con una base adoquinada y el resto tiene un acondicionamiento normal con un muro de mampostería de piedra reutilizada”. Además, destacó, “se ha instalado una iluminación con cinco farolas crea una ambientación nocturna bastante bucólica y romántica”.

 

Además de ello, a la entrada del nuevo espacio se puede encontrar un cartel explicativo en el que se hace referencia a las norias de sangre en general y a la de San Nicolás en particular. En ella podemos leer las siguientes referencias:

 

“Las norias son estructuras hidráulicas denominadas norias de sangre tradicional ampliamente utilizadas desde la Edad Media. Están compuestas básicamente de dos grandes ruedas, una horizontal que movida por una animal trasmite su giro a otra vertical instalada sobre la boca del pozo, la cual lleva aparejada una cuerda circular con vasijas adosadas (cangilones), que cuelga hasta el fondo del pozo. Con el girar de la rueda se eleva el agua hasta la superficie y se conduce mediante un canal a una balsa desde donde se regaban los huertos.

 

La noria de San Nicolás tiene una gran plataforma elevada que cubre un pozo artesano de bastante profundidad y  sección circular realizado en mampostería irregular de gran tamaño aprovechando la cara más lisa para su orientación hacia el interior del pozo.

 

El agua extraída discurría canalizada hacia la alberca situada en la zona inferior realizada con grandes losetas de granito que servía de depósito para la irrigación de las huertas colindantes. Esta noria puede datarse a mediados del siglo XVIII, habiendo permanecido en funcionamiento hasta los años setenta del siglo XX”.

 

Por su parte, García Nieto destacó que la restauración de la noria era “una reivindicación histórica de los vecinos de San Nicolás” y para poder llevarlo a cabo “el esfuerzo ha sido compartido con muchas personas”, y ha remarcado que  “lo que hoy se hace es devolverle al ciudadano el disfrute y el uso público de esta zona histórica, creando un parque y se recuperando un elemento histórico de mucho valor”.