Salamanca se mantiene como la provincia de la región en la que se pagaría más por comprar una vivienda

En el lado contrario, vuelve a estar Palencia

El portal pisos.com vuelve a analizar el precio, la superficie y el número de habitaciones que buscan los castellanos y leoneses, tanto en compra como en alquiler. Castilla y León es una de las comunidades que baja sus expectativas en cuanto a precio de junio a septiembre de 2011, junto con Baleares, Castilla y La Mancha, Comunidad Valenciana y Navarra. Así, ha pasado de la franja de los 135.000-150.000 euros a la de los 120.000-135.000 euros. La superficie más buscada se incrementa: de los 80 m² se pasa a 90 m², mientras que la distribución se mantiene en 3 habitaciones. Estos tres parámetros también se dan en Baleares, Galicia y Comunidad Valenciana. A nivel nacional, el piso en venta más buscado en este mismo periodo cuesta entre 135.000 y 150.000 euros, pero en superficie y número de habitaciones coincide con Castilla y León.

“El acercamiento entre oferta y demanda es lento pero constante”, afirma Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com, añadiendo que “la muy posible recuperación de la desgravación por compra de vivienda habitual tras las elecciones generales ayudará a que ambas posturas se acerquen más, siempre y cuando el ahorro fiscal no repercuta en el precio de venta”. Al margen del precio, la reactivación de la compraventa se enfrenta, por otro lado, a una situación financiera y económica que debe empezar a cambiar. Según Alemany, “un impulso en materia laboral y crediticia es fundamental para recuperar la confianza de los futuros propietarios”.

Respecto al alquiler, los pisos con una renta de entre 400 y 500 euros y con 2 habitaciones siguen siendo los más buscados en Castilla y León, mientras que frente al cuatrimestre pasado se requieren inmuebles de 70 m² en lugar de 80 m². Estos tres parámetros coinciden con la Comunidad Valenciana y La Rioja. También a nivel nacional se busca un piso con idéntica renta, distribución y superficie.

Matices en la capacidad de gasto de las provincias castellanos y leonesas
Salamanca se mantiene como la provincia castellanoleonesa en la que se pagaría más por comprar una vivienda: entre 135.000 y 150.000 euros. En el lado contrario, vuelve a estar Palencia, donde los potenciales compradores siguen requiriendo los pisos más baratos de la autonomía, entre 75.000 y 90.000 euros. Zamora aumenta su intervalo, pasando de 105.000-120.000 euros a 120.000-135.000 euros, mientras que Segovia baja de los 120.000-135.000 euros a los 105.000-120.000 euros y Valladolid también se ajusta, pasando de los 135.000-150.000 euros a los 120.000-135.000 euros. Burgos, León y Soria se mantienen respecto al periodo anterior en la misma franja: 105.000-120.000 euros, al igual que Ávila, donde se tiene un presupuesto de 90.000-105.000 euros. Los pisos más amplios (100 m² y 3 habitaciones) se buscan en Zamora, y los más pequeños (60 m² y 2 habitaciones) en Soria.

Respecto al alquiler, en Ávila, Segovia y Zamora se requieren las rentas más bajas: entre 300 y 400 euros, mientras que en Soria se buscan las mensualidades más altas de la región: entre 600 y 700 euros. Por su parte, en Burgos, León, Palencia, Salamanca y Valladolid se pide una renta de entre 400 y 500 euros. En cuanto a la superficie y la distribución, los pisos más amplios (90 m² y 3 habitaciones) se demandan en Burgos y Soria, mientras que los más pequeños (60 m² y 2 habitaciones) tienen su mercado en Palencia. A medio camino se queda Salamanca, donde los inquilinos se inclinan por pisos de 80 m² y 3 habitaciones.