Salamanca registra el 12,7% de los robos de tarjetas de crĂŠdito de Castilla y LeĂłn

SegĂşn revela un estudio, el mes de diciembre es cuando mĂĄs sustracciones se producen

Castilla y LeĂłn registra en el mes de diciembre el mayor nĂşmero de incidentes de todo el aĂąo relacionadas con la pĂŠrdida o robo de tarjetas bancarias, un periodo en el que tiene lugar el 13 por ciento de los casos y que coincide con las fiestas navideĂąas y el incremento del uso de la tarjeta que estas suponen, segĂşn un estudio elaborado por el Grupo CPP.

Los datos, elaborados a partir de las miles de incidencias que se producen a lo largo del aĂąo entre los clientes del seguro de protecciĂłn de tarjetas de CPP, muestran que el Ă­ndice en Castilla y LeĂłn alcanza 3,4 por ciento, frente al 37,8 por ciento de Madrid o el 14 por ciento de CataluĂąa.

Este porcentaje coloca a la autonomĂ­a en el sĂŠptimo puesto como generador de incidencias con tarjetas bancarias, unos "desagradables episodios" que, en general, sufren mĂĄs los varones que las mujeres de la Comunidad. Pese a que Castilla y LeĂłn se encuentra en los primeros puestos en cuanto a nĂşmero de incidencias, los castellano y leoneses sufren un ocho por ciento menos de robos que el resto de espaĂąoles.

SegĂşn el mencionado estudio, la vĂ­a pĂşblica es, al igual que en el resto de EspaĂąa, el lugar donde se puede sufrir con mayor frecuencia un robo o una pĂŠrdida del bolso o de la cartera, aunque en Castilla y LeĂłn hay un dos por ciento menos de incidentes que en las calles del resto del paĂ­s.

Por el contrario, los incidentes en las casas son ligeramente superiores debido al elevado nĂşmero de pĂŠrdidas que se registran en ellas. Lo mismo sucede en las tiendas, supermercados y comercios de la Comunidad, en los que se registra un diez por ciento mĂĄs de pĂŠrdidas que la media nacional, segĂşn ha informado el Grupo CPP en una nota recogida por Europa Press.

SegĂşn la lĂ­nea general, los varones son mĂĄs despistados y pierden sus tarjetas bancarias un 24,5 por ciento mĂĄs que las mujeres. Por el contrario, en el caso de los robos, las mujeres son las principales protagonistas cuando se trata de sustracciones. En concreto, casi el 54 por ciento de los incidentes que sufre la poblaciĂłn femenina son robos, frente a la incidencia del 30,4 por ciento que registran los hombres.

Los datos por provincias reflejan que Valladolid se sitĂşa a la cabeza en nĂşmero de incidentes con el 22 por ciento de pĂŠrdidas, robos y usos fraudulentos de tarjetas, seguida por LeĂłn, con un 16,2 por ciento; Burgos, con el 14,3 por ciento y Salamanca y Segovia, con 12,7 por ciento cada una.

En sexto lugar se posiciona Palencia, con el 10 por ciento, seguida por Ávila, Soria y Zamora, que entre ellas representan el 12 por ciento de los robos y pÊrdidas de la Comunidad.

El estudio pone de manifiesto que los ciudadanos de Castilla y LeĂłn deberĂĄn tener en las prĂłximas semanas especial cuidado en las calles leonesas por su peligro, ya que el 43,6 por ciento de los incidentes de tarjetas de esta provincia se da en la vĂ­a pĂşblica.

Asimismo, se recomienda poner atenciĂłn en los establecimientos hoteleros palentinos, que aglutinan el 19,2 por ciento de los robos y pĂŠrdidas de dicha provincia, asĂ­ como en las tiendas, supermercados y comercios salmantinos, donde tiene lugar el 25 por ciento de los incidentes de Salamanca.

Respecto a la edad de las vĂ­ctimas de estos sucesos, se advierte que la franja en la que mĂĄs personas se ven afectadas es las de los mayores de 56 aĂąos. Esto grupo de edad concentra el 25,5 por ciento de los casos, por lo que protagoniza uno de cada cuatro incidentes registrados.

En este contexto, el Grupo CPP recomienda para evitar el hurto o la pĂŠrdida de la cartera o el bolso asegurarse de la devoluciĂłn de la tarjeta despuĂŠs de realizar un pago; mantener cerca los objetos personales, especialmente en lugares concurridos, y no dejar el bolso ni la cartera a la vista en lugares pĂşblicos; no perder de vista la tarjeta cuando se paga con ella; revisar el cajero y prestar atenciĂłn a la gente que merodea alrededor y usar un monedero cinturĂłn o bolso, tipo bandolera, en el transporte pĂşblico.