Salamanca caminó junto a Suárez

De izquierda a derecha: García Tabernero, Alberto Estella, Jesús Esperabé, Francisco de Vicente, Adolfo Suárez, Sánchez Terán y Manuel Delgado (Foto: Archivo Tribuna)

Además de estudiar Derecho en la Universidad de Salamanca y visitar la provincia en 1978, el político abulense confió en varios salmantinos para su partido.

El destino político de Adolfo Suárez durante los años de la Transición también estuvo ligado a Salamanca, ciudad con la que ya había estrechado lazos anteriormente, como se recordaba en el suplemento 'Enfoque' de TRIBUNA de Salamanca, en enero de 2008.

 

Doctor en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, obtuvo la licenciatura en la Universidad de Salamanca, a la que regresaría años más tarde con motivo de la visita que realizó en agosto de 1978, acompañado de su esposa, Amparo Illana; el vicepresidente Gutiérrez Mellado, y  Salvador Sánchez-Terán, entonces Ministro de Transporte y presidente después del Consejo Social de la Universidad de Salamanca, que ejerció de anfitrión.

 

Aquel fin de semana, Adolfo Suárez no quiso desaprovechar la oportunidad de conocer Ciudad Rodrigo, donde no sólo compartió su tiempo con los miembros del Comité Local de UCD –entre los que se encontraban Manuel Delgado Sánchez-Arjona, senador y ex alcalde de Ciudad Rodrigo–, sino que disfrutó de la hospitalidad de mirobrigenses como Ceferino Santos Alcalde que no dudó un instante en abrirle las puertas de su casa, hoy Hotel Conde Rodrigo.

 

Suárez escuchó misa en la Catedral, jugó al mus, descubrió la ciudad y cenó en el restaurante El Rodeo donde, según cuentan los que estuvieron con él, recibió una llamada de La Zarzuela. El motivo no era otro que la elección del nuevo Papa, Juan Pablo II.

 

suarez salamanca

Suárez almuerza con Estella y Esperabé (Foto: Archivo Tribuna)

 

ALBERTO ESTELLA, AMIGO Y DIPUTADO POR UCD

 

"Me asaltan tres recuerdos de Adolfo Suárez. El primero, penoso, por su enfermedad; el segundo, personal, porque me distinguió con su afecto; y el tercero, político, por ser un hombre de ley por el que siento admiración continuada y al que cada vez recuerdo más por las cosas que se suceden en este país". Así se expresaba entonces Alberto Estella, diputado por UCD en los gobiernos de 1977 y 1979.

 

En aquéllas primeras elecciones desde el año 1936, también obtuvieron acta de diputado por UCD Jesús Esperabé de Arteaga –vicepresidente primero del Congreso–, y Salvador Sánchez Terán –Ministro de Transporte, Comunicaciones y Pesca y Ministro de Trabajo–; por el PSOE salió elegido José Luis González Marcos. Al Senado, Manuel Delgado, Vidal García-Tabernero y Francisco Vicente (UCD), y Ángel Zamanillo por la candidatura de ‘Botón Charro’. Gloria Begué, catedrática de la Usal, y Julio Gutiérrez, ex alcalde, fueron designados por el Rey.

 

En las elecciones de 1979, la representación salmantina se incrementó con la presencia de José Luis Sánchez Torres (UCD) y de José Miguel Bueno (PSOE).

 

SALVADOR SÁNCHEZ-TERÁN, DE MINISTRO A AMIGO

 

"Adolfo Suárez ha sido un hombre neta y profundamente político. La política fue su vocación y su ambición desde joven. En la acción política destacó en dos cualidades: el sentido de la anticipación y la asunción de riesgos cuando veía claros los objetivos. Ello le llevó a la presidencia del Gobierno a los cuarenta y pocos años. Su dirección de la Transición fue magistral. Ella nos ha proporcionado los 25 años de más libertad, más democracia, más desarrollo económico y mayor justicia social", reconocía Salvador Sánchez Terán en 2008.

 

"Yo siento una gran satisfacción  de haber sido uno de sus colaboradores de primera fila y, además, de ser  un gran amigo suyo. Suárez es un hombre profundamente humano, inteligente, simpático y con gran capacidad de atracción, principalmente en las distancias cortas, en el mano a mano, o con pequeños grupos, y también desde la pantalla de la televisión".

 

"La última vez que he hablado con él tuvimos  una intensa conversación sobre la vida nacional. En cambio, el pasado ya lo recordaba con lagunas. En estos momentos de dolor, de ausencia para él, yo le acompaño de todo corazón con el afecto y la simpatía de siempre", rercordaba.