Sáez Aguado pide por carta a los 22.000 empleados de Sacyl que contribuyan a preservar el servicio ante la crisis

Señala que el objetivo de las medidas de CyL es incrementar la actividad y reducir gastos porque "las circunstancias han cambiado mucho"
El consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha remitido una carta a los 22.000 empleados de Sacyl a los que solicita que contribuyan a preservar este servicio público antes la crisis y a través de la que justifica la ampliación horaria para este colectivo tras garantizar que no se despedirá a "cientos de trabajadores", no se utilizarán las 2,5 horas adicionales para reducir guardias y no se hará trabajar a los facultativos los domingos.

Sáez Aguado ha remitido este escrito a todos los trabajadores de la sanidad de Castilla y León después de la reunión mantenida ayer con los responsables de los sindicatos en la Mesa Sectorial de los profesionales de las instituciones sanitarias públicas de Castilla y León.

Así, a través de este escrito el consejero de Sanidad pretende "desmentir expresamente" algunas afirmaciones realizadas por los sindicatos que, "probablemente por el fragor de la campaña" ante sus inminentes elecciones, "no responden a la realidad".

De este modo, Sáez Aguado insiste en que la Junta no despedirá "a cientos de trabajadores", no utilizará las horas adicionales para reducir las guardias hospitalarias que, como ha aclarado, se realizarán entre las 15.00 y las 8.00 horas de la mañana de los días laborables y serán de 24 horas los sábados y festivos, y en que no trabajarán los facultativos los domingos "salvo que estén de guardia".

"Lo que pretendemos con esta propuesta es disminuir el gasto en sustituciones y reducir o eliminar el gasto en autoconcertación. Nuestro objetivo es que el aumento horario planteado para todos los trabajadores de la Junta sirva en Sacyl para incrementar la actividad y reducir algunos gastos", señala el consejero en la carta.

En la misma también recuerda a los profesionales que en los últimos años la Junta ha sido capaz de incorporar a muchos profesionales a la sanidad pública, así como de "reconocer y retribuir" la carrera de los más de 22.000 profesionales, de "aumentar" el precio de las guardias y "mejorar la formación especializada".

Tras esta aclaración, Sáez Aguado insiste en que "las circunstancias han cambiado mucho" ante la crisis económica actual que ha llevado a que "todos" los servicios de salud tengan dificultades para pagar puntualmente a sus proveedores. "Tenemos que adoptar estas medidas para garantizar el pago de las nóminas de nuestros trabajadores y el funcionamiento ordinario de los centros sanitarios", señala.

"Podemos cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, pero eso no resolverá nuestros problemas ni los de la sanidad pública, un servicio universal que es de todos y para todos, y que entre todos tenemos la obligación de preservar", insiste Sáez Aguado en la carta.

El consejero de Sanidad argumenta además en este escrito que la sanidad representa hoy casi el 35 por ciento de todos los presupuestos del Gobierno y que, aunque la situación "ha cambiado" este servicios "tiene que continuar siendo una prioridad política, pero también debe contribuir a la contención del gasto público".

De este modo, señala que el proyecto de Ley de Medidas y el Plan de Racionalización del Gasto Corriente del Gobierno tienen por objetivo mantener el funcionamiento de la calidad de sanidad pública y de otros servicios esenciales desde el esfuerzo colectivo de ciudadanos, empresas, administración y empleados públicos.

Finalmente, Sáez Aguado defiende que la propuesta de la Junta es "razonable", ya que en Castilla y León "se ha optado por mantener las retribuciones pero reclamando una mayor dedicación horaria".