Sáez Aguado espera que el plan de ordenación de las plantillas de urgencias dé más estabilidad en el empleo

El consejero de Sanidad en las Cortes

El consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, ha expresado su convencimiento de que el plan de ordenación de las plantillas de urgencias en el que se trabaja en estos momentos permita dar más estabilidad en el empleo.

El consejero ha apelado en concreto a los efectos de la recuperación de la economía para aprovechar estas mejores circunstancias financieras para abordar el tema de las plantillas de los servicios de urgencias, "más peculiar", según ha explicado, al haberse acentuado la situación de menor estabilidad por la imposibilidad de modificar las plantillas en estos años de crisis lo que ha obligado a contratar a personal de forma temporal.

Dicho esto, Sáez Aguado ha aprovechado su última comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes para negar cualquier tipo de colapso de los servicios de urgencias a pesar de la "presión asistencial" que ha reconocido que existió al inicio del año por patologías relacionadas con virus respiratorios lo que llevó, ha relatado, a reforzar estos servicios de urgencias.

Según los datos que ha aportado el consejero, en los últimos meses de 2014 se pusieron en servicio 476 camas hospitalarias y se sumaron 261 profesionales para reforzar tanto las unidades de hospitalización como los citados servicios de urgencias lo que ha permitido dar una respuesta "razonable y adecuada" a una situación que, según ha aclarado también, tampoco ha sido específica en Castilla y León.

OCUPACIÓN DEL CIEN POR CIEN EN ÁVILA Y LEÓN

"No se han producido incidencias de largas esperas", ha afirmado a este respecto el consejero quien sí ha reconocido "momentos puntuales" en los que "algunos centros hospitalarios" --ha citado en concreto el Complejo Asistencia de Ávila y el de León-- alcanzaron una ocupación del cien por cien de las camas.

A esta respuesta ha sumado la instauración de un sistema de triaje de clasificación de pacientes para garantizar una valoración y atención "rápidas" para la discriminación de los casos más graves de los menos graves con la consiguiente ordenación de la atención a los pacientes en función de esos criterios clínicos.

Sáez Aguado ha situado la mayor frecuentación a los servicios de urgencias de Castilla y León en el fin de semana del 2 al 4 de enero cuando acudieron 8.657 pacientes que generaron 1.553 ingresos hospitalarios, lo que supone que un 18 por ciento de las personas que usaron las urgencias fueron ingresadas, una cifra "ligeramente superior" a la media anual (no llega al 1 por ciento, ha aclarado).

Esta frecuentación de las urgencias disminuyó ligeramente desde entonces hasta llegar al mínimo del fin de semana del 6 al 8 de febrero cuando se produjeron 7.655 asistencias que generaron 1.305 ingresos hospitalarios (un 17 por ciento de ingresos).

El consejero de Sanidad ha lamentado también que una foto "muy llamativa" de una "circunstancia concreta" en el servicio de urgencia de un hospital empañe la imagen de la sanidad de Castilla y León. "Las demoras en la hospitalización han sido muy limitadas", ha aseverado Sáez Aguado, que ha calificado también de "limitados" los tiempos de espera para la atención de los casos graves, salvo algún caso "puntual".

Desde el Grupo Socialista, el portavoz en esta Comisión, Fernando Rodero, ha agradecido la valentía del consejero en un ejercicio de autocrítica "desconocido" en otras consejerías y ha abogado por seguir avanzando en ese terreno para hacer público el registro de urgencias que permita hacer propuestas de mejora.

Rodero ha recogido el guante de los defensores del pueblo para reclamar un plan de preservación de la dignidad y de la intimidad de los pacientes de urgencias a los que ha pedido "tomar en serio" para que se siga consintiendo la "constante" vulneración de sus derechos.

Noticias relacionadas