Sáez Aguado asegura que aunque se aplicara el copago, no tendría efecto

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, considera que la desestimación por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) del recurso presentado por la Comunidad contra el copago de medicamentos hospitalarios no tiene por qué tener "consecuencias".

En cualquier caso, ha señalado que en caso de tener que aplicarlo, la Junta estudia procedimientos para que no haya impacto sobre los pacientes como la devolución o que no se produjera la aportación marcada, que sería de un máximo de 4,2 euros por paciente. Sin embargo, ha descartado propuestas como la desgravación en el IRPF porque quienes tienen ingresos más bajos y no hacen declaración no se beneficiarían.

 

Sáez Aguado, en declaraciones recogidas por Europa Press, se ha expresado así tras conocerse la desestimación del recurso presentado ante el TSJM, que han ratificado la decisión que el Ministerio de Sanidad tomó al aprobar la Resolución de 10 de septiembre de 2013 que regula este copago y que la Junta solicitó que se revocara o anulase.

 

El consejero de Sanidad ha señalado que contra la decisión del TSJM cabe recurso de casación, algo que estudiarán los servicios jurídicos de la Junta.

 

Aunque no se ha conseguido paralizar, el consejero ha insistido en que la Resolución no es "adecuada" por el tipo de pacientes a los que afecta, los crónicos y graves, y no debe tener un efecto disuasorio, ya que estos enfermos deben seguir los tratamientos. Asimismo, ha señalado que no aporta "prácticamente nada" a la sostenibilidad del sistema e incluso los beneficios serían inferiores al coste de los sistemas para su gestión.

 

En concreto, ha recordado que en la Comunidad hay unos 8.200 pacientes crónicos que reciben medicamentos de carácter hospitalario y se calcula que la aportación que realizarían supondría unos 200.000 euros, lo mismo o menos que el coste de implantación del sistema para su recaudación. "Tampoco con ese criterio tiene razón de ser la medida", ha señalado.

 

Antonio María Sáez Aguado espera que no haya cambios de cara al futuro y no se aplique la medida en el conjunto del Sistema Nacional de Salud como hasta ahora, lo que considera "lógico".

 

DIFERENTE AL COPAGO FARMACÉUTICO

 

En este contexto, ha recordado que la Comunidad asumió el copago farmacéutico porque consideraba que era un esfuerzo de los ciudadanos pero que tenía sentido plantearse porque se establecía en términos progresivos y se eliminaba una situación que llegaba de la época franquista en la que sólo se discriminaba entre activos y pensionistas.

 

Como ejemplo de que ha beneficiado a algunas personas, ha señalado que en Castilla y León de 40.000 ciudadanos que tenían que aportar el 40 por ciento del coste del medicamento ahora no tienen que hacerlo porque son parados sin subsidio o cobran pensiones no contributivas. Paralelamente, ha incidido, se ha pedido un "esfuerzo" a los pensionistas.

 

Además, ha recordado que con esta medida se ha logrado reducir de forma importante el gasto en medicamentos, que era una partida del gasto muy elevada con respecto a otros países similares.