Sáenz de Santamaría: “Cuando llegamos al Gobierno nadie daba un duro por España”

La vicepresidenta del Gobierno asegura que “las reformas han sido esenciales para avanzar, pero las buenas cifras a nivel macroeconómico deben pasar al microeconómico”.

Soraya Sáenz de Santamaría compareció este sábado en la segunda jornada de la convención anual del Partido Popular con un claro discurso para los españoles; “las reformas han sido esenciales para empezar a paliar la crisis”. En una intervención junto a Ramón Luis Valcárcel, presidente de la comunidad de Murcia titulada ‘PP: Vocación Reformista’, la vicepresidenta del Gobierno dio sus razones para la recuperación que está teniendo lugar en España, según su criterio.

 

“En enero de 2014, a día de hoy, podemos empezar a hablar de que los cambios que está teniendo el país es por el carácter reformista del Partido Popular”, arrancó Sáenz de Santamaría. “Hay dos formas de afrontar crisis, tratar de disfrazarla, o coger el toro por los cuernos, ver la realidad de la crisis, la más dura de toda la democracia. Ese impulso de todos los lugares que gobernamos ha permitido que estemos sentados todos los ministros e integrantes haciendo balance”.

 

Y es que según explicó la vicepresidenta del Gobierno, la situación es claramente mejor que hace dos años. “Cuando llegamos al Gobierno nadie daba un duro por España, ni siquiera los españoles. Estos dos años ha sido una batalla constante por recuperar la confianza de España, hoy nadie duda de que estas reformas eran lo que había que hacer”.

 

“No siempre es fácil explicar medidas impopulares, hoy ese esfuerzo está sirviendo para algo”, continuó la dirigente del Partido Popular, antes de criticar la gestión del PSOE en el Gobierno. “Cuando salimos elegidos, Montoro nos dijo que el supuesto 6% de déficit publico era en realidad un 9%, 30.000 millones de euros más. No fue fácil, hubo que ajustar gasto público y que perjudicara lo menos posible a los ciudadanos era lo que tocaba. Pero a día de hoy hemos hecho el mayor ajuste estructural de la zona euro, hemos tenido que hacer desaparecer 721 administraciones públicas y que no se note en las funciones que cumplían”.

 

“Nuestro segundo gran disgusto fue ver que se había perdido la solvencia y la capacidad de financiación. En este año, dos después, por fin se dice que puede llegar crédito, aunque habrá que hacer otras cosas”, continuó Sáenz de Santamaría.

 

Con algo menos de dos años más de Gobierno por delante, la vicepresidenta tiene claro cuál es el objetivo  del Gobierno. “Sin duda, pasar de la macroeconomía a la micro. Las cifras generales han mejorado, pero ahora los españoles deben volver a tener esa confianza para consumir, que noten estos cambios en su bolsillo”.

 

CONSOLIDACIÓN Y CONFIANZA

 

A ojos de la vicepresidenta, España sigue mejorando a pasos agigantados en más de un campo. “Hemos ido ganando en confianza, tanto propia como la que tienen los demás de nosotros. Somos un país que ha vuelto para quedarse, hemos recuperado esa fortaleza. Nos hemos basado en las reformas, y así se seguirá haciendo para el crecimiento”.

 

Por último, Soraya Sáenz quiso mirar hacia el futuro del partido y del país. “Pero hemos venido a hacer balance, no a congratularnos. Cómo sea 2015 depende del esfuerzo y la capacidad que tengamos para rematar la faena. ¿Cómo se hace esto? Escuchando, atendiendo y teniendo sensibilidad para que las grandes cifras se vean en los números de la cuenta corriente. Estamos recuperando la esperanza”, concluyó.