Sacrifican a un perro por la gravedad de sus heridas tras ser desatendido por su dueño

Perro sacrificado

Los agentes dieron aviso al veterinario al que los agentes acompañaron hasta el lugar para asegurarse de que los perros fueran atendidos sin que se le impusiera ningún impedimento para reconocer al animal.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha abierto investigación sobre un vecino de Santiago-Pontones (Jaén) como presunto autor de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos por no prestar atención a su perro malherido y al que al final hubo que sacrificar ante la gravedad de las heridas y el tiempo transcurrido sin recibir asistencia.

 

Según relata la Guardia Civil, fue una patrulla del Seprona la que en el transcurso de un servicio observó en un cercado para ganado, situado en la carretera de acceso de la localidad de Santiago-Pontones a Tobos, a tres perros de raza mastín, de los que uno se encontraba fuera del vallado.

 

Al proceder a la identificación del animal, mediante la lectura del microchip, pudieron comprobar que uno de ellos permanecía de pie e inmóvil, a una distancia de unos treinta metros. Al aproximarse al animal, los agentes comprobaron que tenía gran parte de la cara herida e infectada, le faltaba un ojo, y despedía un fuerte olor, además le costaba mantenerse en pie.

 

Los agentes dieron aviso al veterinario al que los agentes acompañaron hasta el lugar para asegurarse de que los perros fueran atendidos sin que se le impusiera ningún impedimento para reconocer al animal.

 

El veterinario, debido a las lesiones que presentaba el animal y debido al tiempo transcurrido sin proporcionar la atención sanitaria debida, optó por sacrificar al animal.