Ruiz-Mateos se embolsa 60 millones en comisiones con operaciones ficticias de compraventa de acciones

La familia Ruiz-Mateos se ha embolsado unos 60 millones de euros procedentes de comisiones vinculadas a operaciones ficticias de compraventa de acciones en empresas fundamentalmente familiares, las denominadas 'operaciones palanca', un mecanismo que utilizó durante dos décadas para conseguir liquidez y sufragar gastos del grupo.
MADRID, 10 (EUROPA PRESS)



En concreto, esta estrategia le produjo unos tres millones de euros anuales durante más de 20 años, con los que el patriarca del clan José María Ruiz-Mateos financiaba la estructura de Nueva Rumasa en Madrid, es decir, alquileres y nóminas de trabajadores, según ha señalado a Europa Press el ex abogado de la familia Joaquín Yvancos.

La 'operación palanca', que Ruiz-Mateos incluso anunciaba en prensa, consistía en simular la compra de participaciones a socios minoritarios molestos con la gestión de los mayoritarios, que en principio les ofrecían una cantidad inferior a la que consideraban razonable para marcharse de la compañía.

"Este era un ejemplo clásico de muchísimas empresas familiares y José María Ruiz-Mateos vio que allí había un negocio muy jugoso", explica el letrado en su libro 'Una familia ideal'.

Así, tras contactar con los minoritarios de las compañías, Ruiz-Mateos se ponía de acuerdo con ellos para hacerles una oferta ficticia por un importe superior a su valor real, con el fin de que pudieran presionar a sus socios mayoritarios, que finalmente cedían y pagaban lo acordado, al ejercer su derecho de opción preferente, ante el temor de que Nueva Rumasa entrara como accionista en sus compañías.

De esta forma, Ruiz-Mateos se embolsaba en cada operación una comisión del 10% sobre la cantidad que finalmente recibían los minoritarios, que veían cómo se revalorizaba el valor de sus acciones en el momento en que los empresarios "oían el nombre de Rumasa".

"La palanca era un negocio bastante lucrativo que no les costaba un duro", señala el letrado, quien ha confirmado que Ruiz-Mateos llevo a cabo unas 200 'operaciones palanca' en veinte años.

EL PATRIARCA RECONOCE ANTE NOTORIO LAS 'PALANCAS'

De hecho, el propio empresario jerezano ha reconocido ante notario la existencia de las 'operaciones palanca', una vez que ha tenido conocimiento de están siendo investigadas por el juzgado de Instrucción 54 de Madrid, en concreto, la que ejecutó en la constructora Sánchez Heredia López, en la actualidad Gestesa Desarrollos Urbanos.

"En esta operación no había ninguna intención real de compra sobre la sociedad", reconoce Ruiz-Mateos en las actas a las que ha tenido acceso Europa Press, en las que admite que la operación, por la que se embolsó una comisión de 2,1 millones de euros, fue planteada en su residencia de Somosaguas.

"La operación consistía en simular una compra de acciones o participaciones de la sociedad a los efectos de incrementar el precio de las mismas con el objetivo de que los socios mayoritarios picaran el anzuelo y por ello cobrar una comisión", ha confesado ante el notario Antonio Luis Reina.

"Recuerdo que en esta operación se cobró una cantidad de más de dos millones de euros por la simulación de ese contrato y el intermediario también cobró una cantidad sustancial", afirma.

En este caso, Juan Franciso López Garrido y su esposa Elena Gamo Ruiz, minoritarios de la constructora, vieron elevar el valor de su participación hasta 22 millones de euros, tras pactar en 2006 con los Ruiz-Mateos una cantidad muy por encima de lo que los mayoritarios ofrecían incialmente, pero que finalmente desembolsaron para evitar que Nueva Rumasa aterrizara en su accionariado.

Ahora será la Justicia quien dictamine, tras advertir indicios de delito, si en este caso ha existido maquinación para alterar el precio de la cosas, falsedad de documentación mercantil o simulación de pago jurídico.

Otras empresas afectadas por las 'operaciones palanca' llevadas a cabo por Ruiz-Mateos han sido la firma Bancotel, Puig Condina o Benito Arnó e Hijos, entre otras.