Ruiz Gallardón: La separación de Cataluña "acabaría con la nación española"

Ha apuntado, en una entrevista al diario 'ABC', que lo que está proponiendo Cataluña "no es amputar una extremidad, sino disolver la nación"
El ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón, ha asegurado que España "no se entiende a sí misma sin Cataluña" por lo que una hipotética independencia de esta región "acabaría con la nación española".

Gallardón ha apuntado, en una entrevista al diario 'ABC', que lo que está proponiendo Cataluña "no es amputar una extremidad, sino disolver la nación" por lo que, a su juicio, "todos los españoles tienen derecho a pronunciarse" porque "cualquier decisión de soberanía no puede ser tomada por una parte, sino por la totalidad del pueblo".

Del mismo modo, ha señalado que si la Generalitat convoca consultas en Cataluña el Gobierno y el Tribunal Constitucional la "impugnaría" porque el Ejecutivo catalán "estaría realizando un acto que está fuera de sus competencias". "El presidente Mas sabe que el Gobierno español está obligado a la defensa de la Constitución y ante cualquier vulneración se ponen en marcha los mecanismos que en un Estado de Derecho responden a la legalidad", ha apuntado.

En cuanto al pronóstico de esta situación, el titular de Justicia ha indicado que "cuando vaya transcurriendo el tiempo y se analice la realidad de Cataluña en España, el enorme perjuicio económico para todos, el daño irreparable que para las futuras generaciones significará sacar a Cataluña de España y de la UE, la sociedad catalana impondrá su seny, que lo tiene acreditado".

REFORMA DEL CÓDIGO PENAL
Por otra parte, Gallardón se ha referido a la reforma del Código Penal que, a su juicio, es "la más avanzada" porque "sobre una conducta determinada ahora hay un reproche superior que antes no había". Además, ha destacado que se han eliminado las faltas del Código penal. "Algunas se convierten en delito, pero la inmensa mayoría pasan a ser faltas administrativas, lo cual significa una reducción de los asuntos que se tramitan en los juzgados", ha explicado.

En cuanto al aborto, el ministro ha apuntado que "se va a proteger al no concebido cuando sus derechos entre en colisión con los de la madre". A su juicio, "la ley de plazos desprotegía al concebido". Del mismo modo, ha señalado que las menores embarazadas tendrán que tener autorización de sus padres apara abortar. "Creemos que una decisión como esa, tan trascendente y tan traumática para la mujer no debe dejarse solo en manos de una menor", ha concluido.